Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

Definitivamente, Eurovisión no es un programa apto para cardiacos. No me cabe duda de que no fue casual que Suecia fuera el último finalista. El regidor sabía que iba a tener a todo el mundo, en sus casas y en el estadio, completamente histéricos ante la posibilidad de que el schlager volviera a sufrir un hostión como el del martes con Noruega. Afortunadamente, Eric Saade estará en la final de mañana sábado. Eso sí, es justo reconocer que no cantó especialmente bien y que parecía que se ahogaba un poco. Algo del todo inaceptable.

En general, creo que en esta segunda gala vimos mejores puestas en escena que en la primera. Me encantaron algunos shows como el de Irlanda, Bulgaria o Chipre. Estos dos últimos países lo bordaron. Me da pena que Bulgaria siga sin meterse en una final, sobre todo porque creo que este año lo merecía (y el pasado, también), mucho más que Eslovenia o Moldavia, que sí se clasificaron. Igualmente, lo sentí por Israel y Dana International, pero su tema no estaba a la altura de 'Diva' ni de otras muchas de sus canciones exitosas.

Esta vez acerté algunas más, aunque en mi casa el ganador fue el rubio, que hizo ocho dianas (sólo falló Chipre y Bulgaria, y no supo ver Eslovenia y Ucrania). Éste último país es, como Grecia, un fijo. Lleve lo que lleve, pasa. Y este año NO se lo merecía. ¡Menudo truño!

Tengo ganas de que llegue la final. Creo que está muy abierta, pero hay que tener mucho ojo con Estonia. Fue la mejor actuación de la noche con diferencia y me parece la más firme candidata hasta ahora. Todo dependerá de cómo lo hagan Francia y Reino Unido. ¿Otros posibles ganadores? Hungría, Irlanda y Dinamarca. Hagan sus apuestas. Yo, por ahora, voy con 'Rockefeller Street'. Pussar och kramar!

1 comentarios

  1. Sufur  

    Me encanta la pasión con que lo vives. Tiene que ser genial reunirse contigo para ver la gala... :-)

Publicar un comentario