Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

Laura hace mucho que tiene claro que quiere ser farmacéutica. Está en tercero de carrera y se pasa el día pensando en cómo será su futura farmacia, en qué barrio le gustaría tenerla, con clientes con los que pueda crear una pequeña amistad, viendo crecer a los hijos de los vecinos... Bueno, piensa en su futuro laboral y en Carla. Es la chica que se sienta en primera fila en su clase de Arte Moderno II, una optativa que tuvo que coger porque era la única con plazas libres y que se ajustara a su horario. ¡Maldito profesor Gómez!, si no la hubiera suspendido con un 4,3 en junio no hubiera tenido problemas para matricularse en cualquier asignatura más interesante... Aunque, bien mirado, casi le ha hecho un favor.

Carla es perfecta: bonita sonrisa, divertida, inteligente y amable. Le gusta que admiren de ella la determinación con la que acomete las cosas, que consiga siempre todo lo que quiere. Sabe que algún día podrá restaurar alguna de las grandes obras del Museo del Prado, su pinacoteca preferida. A veces, cuando está nerviosa, le gusta pintar en un viejo cuaderno con unos lápices que le regaló su abuelo el día que entró en la Facultad de Bellas Artes. Normalmente pinta caras. No son retratos, no identifica los rostros, se los inventa, los idealiza; pero últimamente no para de dibujar al mismo chico: Marcos. Al principio, se dijo que era "algo profesional". Le veía jugar al fútbol en el campus, con el equipo de la Universidad, y lo tomaba como "modelo particular para dibujar anatomía humana", pero hacía rato que admitió que estaba tremendamente enamorada de él. ¿Cómo era posible que se quedara muda cada vez que él la saludaba o le sonreía durante el entrenamiento?

A Marcos le ocurría prácticamente lo mismo. Era la estrella del equipo. Delantero centro, sus goles eran responsables de que el equipo de la Universidad estuviera a punto de ganar el Campeonato. Entrenaba muy duro. Nunca estaba conforme con su rendimiento y quería ser el mejor. Ser homosexual no le representaba un problema dentro del equipo, sobre todo porque no era el único del mismo, pero se había marcado como meta ser la primera estrella gay de la liga. Su éxito deportivo era parejo al de sus conquistas. Le bastaba una breve conversación, una sonrisa pícara y un juego de miradas para tener en su mano a cualquier chico. Sus amigos le decían que era "el más chulo del gallinero" y le gustaba liarse con cuanto chico guapo se cruzara en su camino. ¿Por qué entonces perder el tiempo con Miguel, el guapo y merendable portero del equipo, su mejor amigo desde el instituto y heterosexual declarado? Empezaba a cansarse de sexo por sexo y masturbarse pensando en él, pero dar el paso le paralizaba.

"Ese chochete va a caer sí o sí", le dijo Miguel a Marcos. La había visto por el campus y por fin un colega le había dicho cómo se llamaba y qué estudiaba. Ahora solo era cuestión de ir a alguna de las fiestas de su facultad y desplegar ante ella todos sus encantos, que sabía que eran muchos. Estaba en forma y pasaba muchas horas en el gimnasio para conseguir un cuerpo envidiable. Pero, además, resultaba que tenía facilidad para los números, por lo que estaba sacándose la carrera de Administración de Empresas y Economía sin ningún problema. La modestia no era el fuerte de Miguel. Le gustaba pavonearse y presumir. "Para eso me lo curro", contestaba cuando se metían con él. Llevaba dos meses soltero y le gustaba tener novia, aunque luego se "divirtiera" por ahí con otras, de ahí que estuviera decidido a enamorar a la que sería su nuevo chica: Laura, una estudiante de Farmacia con unos pechos, unos labios y un culo que no estaba dispuesto a que no fueran suyos...

2 comentarios

  1. ace76  

    Con este material, los de globomedia te hacen una teleserie de 240 episodios (por lo menos). Me ha gustado, ¿habrá continuación?

  2. Nils  

    Ace, se lo decía esta mañana a Nanyu. La verdad es que no lo sé. No quiero obligarme a escribir una especie de relato o novela. Si sale, que sea solo, con ganas, porque si no se vicia la cosa. Si se queda aquí, pues nada. Me alegra que te guste : )

Publicar un comentario