Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

El señor de la imagen es un asesino de elefantes. Presume de haber liquidado él solito a 1.282, además de a 2.044 búfalos, 332 leones, 144 leopardos y 132 rinocerontes, entre otros. Se llama Antonio Sánchez-Ariño y tiene la desfachatez de asegurar en una entrevista publicada hace unos días que "hay que cazar elefantes si queremos que los haya" (creo que sólo él y la persona que editó el texto entienden esta frase). Ambos olvidan que el elefante africano es una especie en extinción, y también lo olvida el Casino Jerezano, institución que tiene la desfachatez de darle un premio.

Para excusarse cuando le preguntan por su lado sanguinario, Sánchez-Ariño, valenciano, dice que "ha trabajado por la conservación de las especies y luchado contra el furtivismo y la caza antideportiva, así como ha colaborado en acciones solidarias y altruistas, como la construcción, junto a su mujer, de una escuela para 300 niños en Tanzania". ¿Es necesario matar a 2.000 búfalos para montar una escuela? Por supuesto, su desprecio y falta de respeto por los conservacionistas y ecologistas de verdad es manifiesto: "Paranoicos que no saben nada y chillan por chillar y no tienen fundamento", afirma.

La entrevista no tiene ni pies ni cabeza y la mitad de las frases carece de sentido, por lo que intuyo que está hecha por un becario poco brillante. Aún así, el peloteo al 'señorito' es obvio y en ningún momento se le intenta poner en el brete de defender lo indefendible: que matar animales en peligro de extinción NO ES TOLERABLE. Nunca había deseado que un rinoceronte corneara a un completo desconocido. Hasta ahora. Pussar och kramar!

3 comentarios

  1. MEG  

    ¿Dónde está publicada esa entrevista?

    La justificación de matar elefantes me parece más que pobre y muy absurda.

    Estoy contigo al 100%.

  2. Nils  

    Meg, la puedes ver en el enlace que pone 'publicada'.

  3. Ladonnabupu  

    Asco no es suficiente para definir lo que este loquesea me provoca. De lo que sí estoy segura es de la indignación que me provoca que a semejante loquesea le den una mierda de premio y encima lo entrevisten. Insisto, asco no es suficiente.

Publicar un comentario