Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

Creo que una de las cosas que determina tu grado de experiencia y, sobre todo, de asentamiento en el puesto de trabajo en el que estás es tu capacidad para asumir errores y tu reacción ante ello. Cuando empiezas en un nuevo empleo, por muy experimentado que estés, cometer un fallo te hace sentir inseguro, te preocupas casi siempre más de lo que realmente el error se merece y tiendes a justificarte demasiado o arreglarlo con sentimiento de culpa.

Lo mismo ocurre cuando eres novato, aunque aumentado en tanto que el temple de un veterano o el que no sea la primera vez que te ocurre no juegan a tu favor. En cambio, cuando llevas bastante tiempo en tu puesto y ya has demostrado tu capacidad, así como has ganado experiencia, las meteduras de pata se ven de otra manera e incluso el cómo las afrontes ayudará a que jefes cortos de miras se callen o simplemente comprendan que le puede pasar a cualquiera.

El otro día, mi desconocimiento de que borraban los servidores de vídeo una vez al mes dio al traste con una entrevista y no ha habido forma de recuperarla. Expliqué lo que pasó, asumí mi responsabilidad, en tanto que no tenía ni idea de que esto funcionaba así, y no ha pasado nada. Seguro que hace diez años hubiera entrado en un estado de ansiedad terrible, como las primeras veces que me equivocaba en los créditos de alguna prenda y confundía las marcas o los precios, por ejemplo.

Mi fallo más surrealista fue hace unos tres años con un tema de Hermès. No sé cómo entendí a su jefa de prensa que la marca ponía en marcha para el día del padre una promoción de regalar una corbata de niño al que comprara el mismo modelo de adulto. Esa promoción nunca existió y lo más surrealista es que hablé varias veces con Hermès antes de publicarlo. Ellos pensaban que me refería a otro tema y yo no entendía que me hablaban de una promoción sin regalo. Al final se publicó mal y la tienda de Ortega y Gasset recibió a clientes con el recorte de mi revista exigiendo su corbata de regalo... #fail Sigo sin saber qué pasó y ahora es motivo de risas, pero qué cara se me quedó, sobre todo por no poder dar explicaciones mínimamente coherentes... Desde entonces, no publico promociones con regalos. Pussar och kramar!

3 comentarios

  1. ace76  

    Pues yo estoy acostumbrado a trabajar en un entorno donde la gente trata de escurrir el bulto de mala manera antes de asumir un error (también es verdad que los superiores tampoco los aceptan con facilidad), así que me descubro ante cualquiera que sepa reconocer sus fallos. Me parece una señal de que es un buen trabajador.

  2. MEG  

    Madre mía, si yo te contara de errores...

  3. Di  

    Yo estoy en la misma situación que Ace así que mejor no te cuento nada.

Publicar un comentario