Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

Si hay algo que he aprendido en mis visitas a Suecia es que allí no saben hacer las cosas de un modo que no sea implicándose de verdad en hacerlo lo mejor posible. Prueba de ello es el propio Melodifestivalen, la mejor preselección eurovisiva de Europa y modelo para el resto de países. Lo que pude ver en el Globe Arena fue una perfecta coreografía que ya se intuye gracias a una más que estudiada realización de cámaras y logística de escenario, luces, etcétera. A la SVT se le puede criticar falta de espontaneidad, una repetición excesiva de las formas o que no varíen los espectáculos casi ni en la propia Eurovisión, pero no su pasión por hacer un gran espectáculo.

Lo mismo puede decirse de los fans suecos. No es que estén movilizados, es que realmente se dejan la piel en vivir en hermandad su pasión: el Melodifestivalen. Ellos crearon hace unos años el Melodifestivalklubben, una asociación vinculada a OGAE (Eurovisión) en la que los socios de verdad de implican. Hacen concursos, organizan viajes, celebran fiestas (en la última daban pequeños paquetes de caramelos como si fueran medicinas que curaban falsas enfermedades relacionadas con el schlager) e incluso encargan pasteles-melodi.

El año pasado fue Shirley ClampPero nada como el MelodiKlub, una discoteca que alquilan en el centro de Estocolmo que durante todo el día solo pone canciones y vídeos del Melodi y Eurovisión. Antes de la final, celebran una comida fría bufé y actuaciones de artistas invitados (este año fue Velvet), pero también hay espacio para bailar, reír, charlar... Tras la final, se convierte en un club privado (para acceder hay que comprar la entrada con antelación, hasta llenar el aforo permitido) donde eurofans de todos los países acuden fieles cada año.

¡Qué decir! En mi vida me lo he pasado tan bien en una discoteca. Normalmente me suelo aburrir y me entra sueño cuando ponen tres canciones seguidas que no me gustan. Aquí me quedé ronco de tanto cantar, gritar, bailar... lo que unido al frío clima de Estocolmo aclarn que llegara casi con faringitis a Madrid. Eso sí, no lo cambio por nada. ¡Qué noche! Continuará... Pussar och kramar!

1 comentarios

  1. gratis total  

    has hecho fotos a los tios guenos de alli?

Publicar un comentario