Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

La noticia llegó a la redacción, casi de casualidad, sobre las 15.20 h. Fue a través de un twit de La Vanguardia y nos dejó de piedra: 'Santi Santamaria ha muerto en Singapur'. De hecho, aún se desconocía que fue a causa de un ataque al corazón. Creo que para todos fue un shock, porque le teníamos mucho cariño a ese cocinero afable y bonachón que defendió a capa y espada lo que él entendía por el súmmum de la cocina: los ingredientes de siempre, el sabor de siempre, el gusto por la cuchara, el cuchillo y el tenedor de siempre.

Daba la casualidad de que la semana pasada tuvimos que levantar y posponer una entrevista a Santi Santamaría que estaba prevista que saliera mañana viernes. Estaba completamente lista, maquetada, escrita y con todos los OK ¿Qué hubiera pasado si saliéramos con el catalán contando su fin de semana perfecto? Menudo palo... Y no lo digo por la publicación, sino por la familia y amigos de Santi, que eran muchos.

Tuve la suerte de conocerle a él y a su hija en Singapur, durante la inauguración del hotel Marina Bay Sands, en el que también recién abría su restaurante 'Santi'. Le hice una entrevista y una sesión de fotos en la piscina-terraza del hotel que rápidamente nos solicitaron ayer tanto la gente de El Mundo como de Expansión (el fotógrafo Luis de las Alas, conocido de Santi, no tuvo problema en ofrecérselas, aunque se hubieran hecho para Fuera de Serie). No creo que descubra nada nuevo si digo que me pareció un señor formidable, con un gusto por la vida y un nivel de bon vivant de los que crea afición. Me contó su afición por la comida italiana y la costa amalfitana, así como su pasión por los restaurantes japoneses de verdad, los que, según él, "sólo encuentras en Asia".

No sé si la entrevista, escrita en primera persona, como si fuera del puño y letra del maestro, verá algún día la luz (en el blog de Retales o en algún otro sitio), pero por ahora es un tesoro personal que ya no veré con los mismos ojos. Descanse en paz, Santi Santamaria.

2 comentarios

  1. AdMiles  

    Pues Salvador Sostres con su habitual buena educación y sentido de la oportunidad lo pone directamente a caer de un burro. ¡Qué país este que ya ni de los muertos, y recién muertos, se habla bien!

    http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/guantanamo/2011/02/16/llevaba-diez-anos-muerto.html

  2. Nils  

    Ese tipejo no se merece la más mínima atención.

Publicar un comentario