Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

Estos días, Madrid acoge diferentes desfiles de moda. Sobre la pasarela se podrán ver colecciones mejores o peores. Independientemente de su calidad, prácticamente ninguna llegará a las tiendas, y de las que lleguen, poco o nada se venderá. Es así. Ni a los modistos españoles les interesa apostar realmente por convertir su trabajo en empresa ni los consumidores están tan locos por comprar la mediocridad que presentan cada semestre nuestros compatriotas, y mucho menos a los precios desorbitados con los que tratan de colocar sus modelitos (eso los que puedan tener un mínimo de acceso a ellos, ya que para el 95% o más de la población es imposible que pueda ver alguno en las tiendas de su localidad).

En junio de 1981, el Museo Español de Arte Contemporáneo celebró, dentro de su Festival de Primavera, un desfile conjunto de jóvenes diseñadores españoles llamado Diseños de Moda Española actual, organizado por la revista Vogue. Como cuenta la periodista Marichari (verídico) en su crónica de ABC de aquel entonces, las maniquíes bajaban por las escaleras del museo mostrando los vestidos, compartiendo escenario con "todo el que se le antoja subir o bajar por ellas. Muy mal y una lástima".

Fueron diseños, según Marichari, "disparatados, al menos para la opinión media, porque en ningún modo podían extrañar al público espectador, en su mayoría vestido de forma bastante chocante y llamativa para no desentonar, me supongo, con las nuevas creaciones que se presentaban". ¿Y quiénes eran estos nuevos diseñadores, albores de la movida madrileña, el vinilo, los colores flúor y los peinados imposibles? Algunos responden a nombres como Tony Miró, Francis Montesinos, Manuel Piña, Jesús del Pozo o una jovencísima Agatha Ruíz de la Prada, que se estrenaba en el mundo de la moda.

Conclusión. 30 años después, en Madrid no ha cambiado nada: mala organización, colecciones que sólo motivan a un público talifán presente en la sala, muchos noveles que no pasarán a la historia y muy poco gusto por escoger dónde se celebra la pasarela. Miento, hay una diferencia. Según Marichari, los diseñadores de 1981 "tienen mucho que decir en cuanto a moda y grandes ideas". A los de 2011 hace mucho que se les agotaron. Pussar och kramar!

3 comentarios

  1. gratis total  

    incendiario!

  2. MEG  

    En Murcia llegan colecciones de Pedro del Hierro a través de Cortefiel y hay un par de tiendas de Kina Fernández y de Adolfo Domínguez y para de contar.

    Aunque hay un centro comercial outlet que tiene dos tiendas más especiales: Purificación García y Carolina Herrera, que la mayoría de veces da pena verlas de lo mal que están (desordenadas, sucias).

  3. Di  

    El problema es que no se toma esto como lo que realmente es: un negocio.
    Y el negocio está claro que no está en IFEMA.
    Por lo demás ¡Incendiario!

Publicar un comentario en la entrada