Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

Ayer por la tarde me llamó el jefe de prensa de un bufete de abogados para agradecerme una entrevista que publicamos hace algunas semanas a uno de los socios fundadores. Debo reconocer que fue un placer hacerla, escribirla y, sobre todo, publicarla, porque el señor me maravilló. Ver a una persona de más de 60 años con una vitalidad como la suya, inquietud por hacer mil cosas, aprovechar cada minuto que tiene libre al máximo... es encomiable. Además, me gustó mucho que, a pesar de ser uno de los abogados más prestigiosos del país, dedique tiempo cada semana a ayudar y asesorar a quienes no se pueden permitir un bufete ni de medio pelo, y que anime a los empleados a hacer lo mismo, incluso estableciendo convenios para que puedan aprovechar horas de su jornada laboral para esa labor.

Hablando con el chico de prensa (por cierto, está más que merendable y yo no podría trabajar tranquilo con un jefe/compañero como él) me comentó que, por lo visto, el señor abogado está bastante enfermo de cáncer. Yo no tenía ni idea, y de hecho me pareció una persona muy sana a simple vista, todo el tiempo hablando de sus paseos en barco, sus competiciones de vela, sus paseos por la montaña... Así, la entrevista que le hice, en la que no se hablaba de nada de trabajo, y sí de su vida familiar, de sus aficiones, de sus pasiones... se la ha tomado como una especie de recapitulación y reconozco que me lo he tomado como un orgullo y una satisfacción personal y profesional.

No sé si seré el último o no en entrevistarle, pero sí que le he hecho feliz y que le ha encantado que publicáramos una foto bien grande de él con varias de sus nietas en la playa. Además, el texto, como está escrito en primera persona, como si hubiera sido el mismo abogado el que lo ha redactado (la sección es así, nos guste o no), es cierto que puede tomarse, salvando las distancias, como un canto a la buena vida que ha disfrutado, a las muchas pasiones que ha podido cultivar, y creo que pocas veces tenemos la oportunidad de hacer un epílogo como ése.

Aunque bien es cierto que enterarte de este tipo de noticias es siempre algo triste, el señor abogado no se imagina lo feliz que me ha hecho sentir. Pussar och kramar!

2 comentarios

  1. Ángel  

    ¿Y esperarás a que yo esté enfermísimo para hacerme la entrevista que me merezco?

  2. Sufur  

    Me gustaría llegar a dejar ese tipo de huella en mis semejantes, algún día. ¡Un beso!

Publicar un comentario