Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

Menos mal que no tengo que seguir los dictados morales de ninguna religión. Mi falta de fe me permite poder disfrutar de acciones que muchos de mis iguales tienen prohibidas, como esa gula que tanto reconforta a los que ya hemos tirado la toalla por gozar algún día de un cuerpo delgado, o la envidia insana que te hace desear todo tipo de improperios al enemigo, incluso con ira si hace falta.

Trabajo en el mundo del lujo. No hay día que no tenga que escribir de cosas que cuestan un potosí y que aliviarían las penas de muchas familias si tradujéramos ese precio en comida, medicinas o becas. ¿Acaso no le debo al exceso de lujuria y vanidad que pueda comer caliente cada mes? Y ya que me ha tocado en suerte ser editor, qué mejor sensación que esa pose de pereza continua que nos toca poner cuando un gabinete nos ofrece lo que, según ellos, es lo más de lo más. ¡Cómo entiendo a Wilhelmina Slater
!

Y sí, cuando algo me gusta, pocas veces tengo suficiente. Soy avaricioso, aunque la acumulación de cosas sea para regalarlas (me paso la vida haciendo regalos), y no creo que pueda cambiar (eso si, codicioso con mesura, que síndrome de Diógenes, ninguno).

Sin embargo, a pesar de todo lo anterior, incluso teniendo muchos más vicios (algunos más ocultos que otros) que los que lista la tradición católica, me considero buena persona, amigo de mis amigos y gentil. Me encanta hacer feliz a los demás y serlo yo, querer y ser querido, recibir y entregar desinteresadamente. No creo que haya que evitar actitudes viciadas, sino saber llevarlas de modo que no hagas daño a los demás. Porque, a fin de cuentas, mi gula, mi pereza, mi avaricia, mi vanidad, mi ira y mi lujuria, si afectan negativamente a alguien, no creo que sea a nadie más que a mí, y con ellas es como he decidido vivir.

Me gustan mis pecados, me definen tanto como mis virtudes (de esas también tengo más de siete). Pussar och kramar!

7 comentarios

  1. Ladonnabupu  

    Pues yo creo que algo de Diógenes tengo... y mucha gula!!!

    Besitos!

    ¿Prime?

  2. starfighter  

    Es que si no tuvieramos pecados ni defectos seríamos... ¿dioses? Que manía tienen algunos con buscar la perfección, coño, y encima pretender extenderlo a los demás.

  3. MEG  

    AMÉN.

  4. Di  

    Hay algunas supuestas virtudes que llevo peor que algunos defectos.
    También existe la teoría de que los defectos que menos soportamos en los demás son los nuestros propios.
    Sea como sea, tú eres un sol y más majo que las pesetas :)

  5. Sota  

    Dicen (porque yo llevo un montón de tiempo buscándola y no la encuentro) que existía una novela española, de los años cincuenta, que se llamaba "los siete pilares capitales", o algo sí. La cosa va de un santo de nuevo cuño que logra acabar con los pecados capitales... Y la sociedad se derrumba completamente.

    Porque ya me dirás que sentido tiene la vida sin todo eso.

  6. ace76  

    Me has hecho pensar en una frase que lei hace tiempo: "el camino del exceso lleva a la torre de la sabiduría". Supongo que ser consciente de los propios "defectos" es una gran virtud.

  7. rickisimus2  

    Ya sabes que soy amigo tuyo (por lo que pueda caer de regalo, claro).

Publicar un comentario