Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

Qué fin de semana más diferente, ¡y cómo costó hacer la maleta de mano! Y es que eso de tener que pasar por Suiza para acabar en el desierto, como que trastoca mucho los planes. Al final, cambio de ropa arriba, cambio de ropa abajo, he vuelto achicharrado (qué calor que hace en Bahrein... y qué frío por las noches cuando refresca...) y, como suele ser habitual, con el estómago bailando bulerías. Poder ver el arranque del mundial de Fórmula 1 ha sido bastante curioso. No diré emocionante o divertido, porque no me lo pareció, pero sí interesante, especialmente porque como el Golfo Pérsico queda en medio de muchos destinos, allí había gente de todos lados. Y como suele ser habitual, todo a lo grande.

Como me encontraba entre los afortunados que tenían pase para poder visitar los boxes de los equipos (no entrar en ellos, sólo desde unos metros), aproveché para sufrir en mi piel el impresionante sol del desierto (estoy moreno y sólo me puse al sol tres paseos de veinte minutos en dos días...) y hacer algunas fotos a los muchos mecánicos merendables que había en muchos de los equipos (en el del Hispania, ni uno, todos eran unos viejos y muchos en plan 'Martínez el fache', que daba un repelús...). Me acordé mucho de un antiguo amigo porque estaba prendado de un mecánico de Ferrari... que se ha debido retirar, porque allí no estaba.

Por cierto, esta semana no sé si escribiré muchas entradas o serán más bien gráficas y testimoniales. Para abrir boca, fotos del sábado, que el domingo se me olvidó la cámara en el hotel... Pussar och kramar!

3 comentarios

  1. Sufur  

    ¡También a mí! Comparte un poco, macho...

  2. Di  

    Pues yo no veo por ningún lado las fotos de los mecánicos merendables...

    esto de usar cliffhangers en un post está fatal ¬¬

  3. rickisimus2  

    Las piernas del equipo Red Bull son merendabilísimas.

Publicar un comentario