Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

Aunque no pegue mucho en febrero, pensé en escribir una entrada sobre la música que más oí durante 2009 (según estadísticas combinadas de mi iTunes y el Last.fm). Ya lo hice el año pasado y me gustó, pero sólo planteármelo me dio tal pereza (y no digamos ya hacerlo de la década), que lo descarté. Fue más o menos al mismo tiempo que deseché la idea de escribir sobre las mejores películas que he visto en los últimos 15 meses, o sobre las obras de teatro (creo que he ido a ver sólo cuatro, así que tampoco sería un ranking decente). No, ya lo hice en Navidad y aún hoy paso de decálogos y listas.

No es que no quiera rememorar meses mejores, pero me falta apetito literario. También pensé en hacer algo gracioso sobre los anuncios que hay ahora en las marquesinas de autobuses, sobre todo el de Uno de 50 en el que una chica está atrapada en un anillo gigante, que me gusta mucho; o el de los calzoncillos Unno, el que para vender un nuevo modelo sin costuras y con más tela por delante para hombres muy dotados han hecho el efecto de que el volumen XXL del paquete del modelo ha roto el cristal. Pero me di cuenta de que mi teléfono móvil actual carece de cámara e irme con la digital por la marquesinas, como que no.

Así que, a falta de encontrar un buen tema sobre el que escribir sin que me dé pereza, pongo una canción del merendable rubio holandés Jim Bakkum y trato de que me inspire. Pussar och kramar!


7 comentarios

  1. Sota  

    Pennepartyworld?

    Siempre pensando en lo único...

  2. Peritoni  

    Ay omá, qué rico!

  3. Ladonna  

    ¿Como se anda con eso entre las piernas sin tropezarse? Ayyyyyyyy!!!!!

  4. Di  

    Pues yo no he visto ese anuncio de Unno y ahora me ha picado la curiosidad...

  5. nanyu fonseca  

    ay, Di, creo que lo que te ha picado es otra cosa, jijiji.

  6. Ángel  

    No te preocupes, estas cosas pasan. Nadie sois perfectos.

  7. El Sombrerero Loco  

    Perdona pero ese holandés merece un calificativo más allá de merendable... por dios...

Publicar un comentario