Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

Di es una de esas bloggeras que saben tanto de moda que te dejan boquiabierto. Charlando con ella el otro día, coincidió conmigo al mostrar su sorpresa y perplejidad ante el boom que han experimentado las pajaritas en los conjuntos masculinos de las últimas colecciones. No tanto como sinónimo de buen gusto y de distinción, que siempre ha estado ahí, como porque se haya extendido su uso a gente que, hace unos años, nunca se hubieran planteado lucir una.

El fenómeno no es sólo español. Ha trascendido las fronteras como un tsunami y su epicentro –como no podía ser menos– ha sido Londres. En la capital británica han llegado incluso a agotarse algunos modelos de pajaritas de marcas tan reconocidas como Hackett. Esta firma, junto a otras como Gieves & Hawkes, Turnbull & Asser o Thomas Pink, vieron incrementar las ventas de este complemento durante 2009 con cifras que oscilan entre el 30 y el 50%, con respecto al año anterior.

Tal ha sido su éxito, que algunos conocidos gentlemen como Jeremy Hackett, que solían llevarlas como rasgo distintivo, han decidido pensárselo dos veces y no vestirlas tan a menudo para no verse como “uno más” de los que la lucen en la calle. Triunfan incluso como herramienta de márketing. Un ejemplo lo protagonizan los empleados de la sastrería Gieves & Hawkes en Savile Row. Ellos las llevan como parte de su uniforme y, desde que lo hacen, han vendido un 50% más de estos lazos.

Las pajaritas que triunfan no son las negras, sino las que añaden un toque original de fantasía al conjunto, coloridas y con estampados de reminiscencia inglesa (ya sea pata de gallo, tartán escocés o escudos de los colleges) o propios del arte contemporáneo (círculos surrealistas, líneas imposibles, superposición de formas...). Están pensadas para lucir con un traje de diario, pero también con una americana e incluso vaqueros (una apuesta de los gemelos Dsquared2).

Al igual que ocurre con las corbatas, hoy es posible encontrar pajaritas de todos los colores, texturas y formas posibles. Eso sí, cada vez que se anude, el resultado será único e irrepetible. Pussar och kramar!

5 comentarios

  1. Sota  

    Las corbatas son un invento de Satán.

    Y las pajaritas son un invento de Satán feo.

    Ecsecsecsecs.

  2. Sota  

    Y aún diría más: Ecsecsecsecsecs.

  3. Ladonna  

    Pues no te veo yo a ti con eso, la verdad... Ni a ti ni a nadie que no sea camarero. Y aun asi, el camarero me resultara rarito...

  4. Ángel  

    ¡Oye, Nils, dile algo a Sota, que se está metiendo con tu regalazo!

  5. Fisher Sapphire  

    A mi me encantan. Pero como Jeremy Hackett y como me pasó con los sombreros (ahora toooodo el mundo lleva sombreros y hasta los chinos de las rosas te los venden estando de fiesta), en el momento que se ponen de moda, dejan de tener sentido.

    Una pena, habrá que guardar la colección hasta los nuevos años 20.

Publicar un comentario