Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

El otro día tuve que ejercer de hermano mayor con mi amigo R. Resulta que el chico anda poco versado en la cosa de tener relaciones sexuales y amorosas con otros chicos y no termina de entender algunas verdades universales. Por ejemplo, que una sonrisa bonita no implica que su propietario sea una persona limpia incapaz de tener ladillas. "¡Pero si nunca he visto una ladilla en mi vida!", me decía el bueno de R. ¡Cómo si hiciera falta!

Vale, es cierto que tener cierta base empírica en el tema ayuda, pero tampoco hay que ser muy sagaz para darse cuenta de que un pubis con bichitos que se mueven no es terreno al que acercarse. Así, no tuve más remedio que explicarle que SIEMPRE, te líes con quien te líes, es más que importante fijarte en si la otra persona tiene o no acompañantes no deseados en su vello púbico. Y no, R., no es necesario que en la cartera lleves un condón y una lupa. Sólo hay que mirar disimuladamente, bien cuando te acercas a su miembro o le bajas la ropa interior o juegas con sus testículos. Sólo se necesitan tres segundos, o menos, para comprobar la zona. Si hay, habrá muchas y bien visibles. Mucha casualidad sería que apenas quedara una superviviente de un buen lavado antiparásitos y que ésta pasara a tu cuerpo. Aún así, siempre alerta, sin dejar de disfrutar y sin traumatizarse, claro.

Normalmente, si el otro chico tiene el vello recortadito, se reducen las posibilidades de que haya parásitos, pero estamos ante otra ley universal: A menos que esté completamente afeitado y calvo, indaga siempre por si acaso. Y si hace falta, te afeitas la parte del cuerpo afectada o la recortas casi al cero. No sólo crecerá, sino que, encima, parecerá más grande.

Por cierto, si sabes que el chico con el que te lías es un putón verbenero, por mucho que te haya jurado amor eterno por messenger, ¿no crees que está más que justificado el echar un vistazo ahí abajo? Es cierto que habrá otras cosas que no puedas controlar de un modo tan eficaz, como la gonorrea, pero para eso ya están los condones y el sentido común, aunque a veces brille por su ausencia cuando de sexo y/o amor se trata.

El último consejo que le di estaba claro: si pasas de todo lo que te digo, no estás dispuesto a mirar los montes donde pastas y el tuyo se acaba llenando de rebaños de okupas, en dos palabras: YACU TÍN. Pussar och kramar!

10 comentarios

  1. Ladonna  

    Creo que esto es mas informacion de la que necesito a estas horas de la mañana!

  2. nanyu fonseca  

    idem que Ladonna... me acabas de revolver el estomago.

  3. MEG  

    Afortunadamente, nunca me ha pasado eso.

    Y la gente que la padece y se sigue acostando con otros sin tratarse es más que guarra.

  4. Ángel  

    Prefería al Nils iracundo. Ej...

  5. Nils  

    Son cosas que están ahí y más vale informados con mueca de asquito que encontrarse el parrús infestado sin tener ni idea. Y Meg tiene toda la razón, la gente que infesta es una guarra.

  6. Casta  

    No me ha pasado nunca, pero todo lo que dices me parece muy prudente.

    P.S. Superfans de la crema Sublimage de Chanel que me regalaste. La venero cada noche.

  7. Maggie Wang Kenobi  

    Uy, es mucho más divertido tirarte a un buenorro y después ya te echarás lo que sea, jurjur.

    Bueno, o eso dice un amigo de un mucamo mío.

  8. Di  

    Tu blog es como el libro gordo de Petete "informa y entretiene"

    Lo que aprende una...

  9. ace76  

    Pues es bueno saberlo... Aunque imaginarme la escena de "inspeccionar la zona de interés y comprobar si está habitada" me revuelve un poco/mucho el estómago. :-D

    En fin, viva la monogamia! :-)

  10. Sota  

    No hace falta llegar al yacutín, filvit y tira millas...

Publicar un comentario