Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

En los albores de la regencia de María Cristina, con Sagasta al frente del Gobierno, los españoles son testigos de la ratificación de la Ley de Asociaciones, la instauración del derecho a la libertad de prensa y, algo más tarde, en 1890, la extensión del sufragio universal a los hombres mayores de 25 años. Me encantaría saber cómo acogió la empobrecida, analfabeta y embrutecida población masculina española de finales del siglo XIX la posibilidad de votar a sus políticos. ¿Le haría ilusión al cabrero abulense de toda la vida? ¿Cambiaría en algo el futuro de un jornalero andaluz?

No cabe duda de que, gracias a estas leyes, las clases más bajas comenzaron a tener una ideología política. Poco a poco, sin prisa, tomaron el mismo camino de los primeros burgueses siglos atrás, sobre todo gracias a lo que se llamó 'conciencia de clase'. Eso sí, en las elecciones que siguieron a la nueva Ley Electoral ganaron los conservadores, que el Partido Republicano era aún un recién nacido.

A mí me encanta votar. No he faltado a ninguna cita con las urnas, bien por correo o presencialmente, y espero no dejar de hacerlo. De hecho, me encantaría que aquí hubiera un sistema como el suizo en lo que respecta a las consultas populares por referendum, ya que está más que comprobado que los políticos no gobiernan para el interés general, sino por el particular o el del propio partido. El problema es que, a estas alturas, no sé a quién votar. Siempre lo había tenido más o menos claro, pero ahora...

El caso es que no me convence ninguno de los partidos a los que suelo votar habitualmente. Considero que no se merecen mi apoyo en las urnas por muchos motivos y ya no me vale la excusa de que hay que parar los pies al adversario ideológico, porque no han sabido demostrar estar a la altura de lo que se espera de ellos, ni unos ni otros*. No me hace mucha gracia, pero me veo que, a este paso, tendré que elegir entre votar nulo o en blanco. Eso sí, votar, votaré. Pussar och kramar!

* Es curioso. Leyéndolo como votante de izquierdas o de derechas sigue siendo igual de válido, que tanto unos como otros pueden quejarse de lo lindo de lo que hacen sus representantes.

11 comentarios

  1. Ángel  

    Ver esa foto, leer esas palabras, revivir esos momentos... Algún día, si te portas bien, te contaré más cosas sobre la Restauración. ¡Tres entradas seguidas dedicadas a mí! ¿Cómo corresponder? ¡Gracias!

  2. Nils  

    ¬¬ sabes de sobra cómo corresponderme, pero si prefieres hacerte el loco...

  3. Ladonna  

    Puedes hacer el favor de explicarle esto a mi hermana?? La tia pasa de votar ¡y yo monto una fiesta cada vez que hay elecciones! Lo de elegir partido es otro tema... muy jodido. Por ahora prefiero no pensar, que me inrito!!

  4. Nils  

    Asun, si pasa de votar porque no tiene ninguna preferencia, mejor que no vote, porque votar por votar es de borregos. Lo que deberías procurar es que tenga una mínima idea de qué partido o ideología cree que va mejor con sus ideas.

  5. Ángel  

    For the record, sí, sé cómo corresponderle. For the record, no es lo que estáis pensando.

  6. Di  

    Yo voto siempre. No me gusta nada que otros decidan por mi. Y así me siento con más derecho a protestar, quejarme y pedir explicaciones

  7. ace76  

    Yo también voto siempre, y como Ladonna, las elecciones también me parecen un día especial.

    Por lo demás, entiendo perfectamente como te sientes. De todas formas, hay muchos partidos en nuestro país, alguno habrá que se adecúe más o menos a tus preferencias. A veces es mejor quedarte a gusto con tu voto que practicar el llamado voto útil.

  8. ace76  

    Eso sí, ya sabes a quien te recomiendo votar yo, :-)

  9. Nils  

    Di, efectivamente, no votar, cuando se puede hacer en blanco o nulo para mostrar tu disconformidad con los candidatos, y quejarte no se puede.

    Ace76, efectivamente, el problema es cuando los partidos que normalmente pensabas que eran 'los tuyos' hacen políticas en el gobierno o en la oposición que dan lástima y provocan rechazo. Y me da que no tengo ni idea de quién me recomiendas, en serio.

  10. Fisher Sapphire  

    Bien jodida anda la cosa, desde luego... yo lo hablaba el otro día y no tendría claro a quién iría mi papeleta...

    Una vez más, creo que optaría por el voto útil: para el menos malo.

  11. rickisimus2  

    Es tal la decadencia de todos los partidos que no se trasluce a quién sueles votar.

Publicar un comentario