Archives

Hvad er klokken?

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints


Mañana, en España. Pussar och krammar!

Había pensado poner el cartelito de 'cerrado por vacaciones' y volver a escribir a la vuelta de Dalmacia, pero he pensado que será mucho más entretenido si esta semana se actualiza el blog de forma automática con chistes de Forges. Nos leemos a la vuelta, en agosto. Pussar och krammar!

Ayer me reconcilié con Zac Efron. No, no es que haya dejado de pensar lo que dije en su día y ahora me resulte merendable; se trata de que vi la película '17 again' y me gustó bastante. Me reí, pasé un rato muy ameno y me quedé con un gran sabor de boca. Sinceramente, no me lo esperaba, porque a mí me gustan mucho las películas de institutos americanos y demás, pero tamizadas por Disney me suelen resultar demasiado edulcoradas. Por una vez, la disfruté de principio a fin.

Lo curioso es que el plan inicial no era ver la película de Zac, sino una completamente diferente: 'Borat'. No pienso pagar por ver 'Brüno', pero no descarto verla, y pensé que sería buena idea ver antes el otro filme, para así saber de primera mano por qué todo el mundo lo flipa con Sacha Baron Cohen. No llegué al minuto 7. Menuda mierda. Quién sabe, igual mejora justo después de la escena patética del metro de Nueva York o la de su productor secándole los genitales, pero no tuve paciencia para comprobarlo.

¿Es que no hemos evolucionado en lo que a comedia se refiere? ¿Seguimos aún anclados en esa actitud adolescente del "ha dicho caca, culo y pilila, descojonémonos"? No se trata de renunciar al humor de sal gorda, pero dejemos la edad del pavo donde está, enterrada y bien enterrada. Pussar och krammar!

Después de mi periplo por Canarias (más bien, por el hotel de Adeje, porque no salí de sus instalaciones) y el noreste de Inglaterra, ya puedo decir que estoy oficialmente de vacaciones. Como eso implica estar algo perezoso, he de reconocer que me daba mucha pereza escribir algo hoy en el blog, así que seré breve.

Antes de 'obligarme' a tomar el primer tinto con limón oficial de estas vacaciones, quiero dejar constancia de que, por primera vez en mucho tiempo, he conocido una ciudad que me ha embrujado. No me refiero a Newcastle, de la que sólo vi el aeropuerto, sino a Durham, que es una preciosidad. Me encantó su centro urbano, muy cuidado y en el que destaca la piedra y la hiedra en los edificios, así como sus muchos jardines. Destacaría, cómo no, su magnífica catedral, con su cementerio a los pies y un estilo arquitectónico soberbio. También el castillo y el río, que pude navegar algunos centenares de metros porque el programa incluía una barbacoa en un barco mientras dábamos una vuelta por la región. Sencillamente, me enamoré de Durham y espero volver algún día. Eso sí, de fin de semana, porque menudo sitio más extraño para pasar allí el verano, con tanta lluvia y sacando el abrigo... En tres días, ¡a la playa! Pussar och krammar!

El futuro del turismo en España pasa por la mejora drástica de la calidad y los servicios que ofrecen los hoteles. Ya no vale jugar la baza de buen tiempo a precios irrisorios, porque Turquía o el norte de África mejoran la oferta. Así, hay muchos establecimientos que ya se han puesto las pilas.

Un ejemplo lo encontramos en la costa de Adeje, en Tenerife. Allí hay un hotel que era el típico gran resort de mil habitaciones y buffet gigante en el que ingleses y alemanes se encierran a cal y canto durante sus vacaciones. Para seguir siendo una referencia, pasarse al mundo del lujo y no anclarse en turismo low cost, han ampliado sus instalaciones con una serie de villas privadas, separadas del gigante de cemento. Son pocas, cada una con su propia piscina, un restaurante con estrella Michelin presidiéndolas, un spa cinco estrellas, centro de talasoterapia... y se dividen en varias categorias (la mejor, y por tanto la más cara, fue el lugar elegido por Amancio Ortega para pasar con su familia la Semana Santa de este año).

Pues bien, me temo que si mañana no actualizo es porque me he ido con el rubio a probar las nuevas villas de este hotel. Me ha tocado a mí hacer la crítica del establecimiento y le he dicho a mi chico que sería de maleducados no acompañarme, que bastante tengo con trabajar en fin de semana.

Lo malo es que tampoco actualizaré el lunes, porque regreso de Tenerife el domingo por la noche y a la mañana siguiente me marcho a Newcastle a hacer un reportaje sobre moda inglesa (es mi sección, no me pueden sustituir). Pasaré allí tres días, por lo que, si no hay cambios de última hora, nos volvemos a leer el jueves, que es, por cierto, mi primer día de vacaciones... ¡Un mes por delante sólo para disfrutar! Pussar och krammar!

Las agencias de comunicación están en pie de guerra. En los últimos años han proliferado cientos de ellas, la mayoría pequeñas, con apenas dos o tres cuentas en su cartera de clientes y un único empleado, el dueño, que suele ser un antiguo trabajador brillante y emancipado de alguna gran agencia. Éste se lleva sus contactos y su valía a una empresa en la que es él quien gana la porción jugosa de la tarta, sin ser explotado por una miseria. El problema es que estas agencias pequeñas pecan de competencia cuasi-desleal, en cuanto que han bajado los precios a cantidades ridículas que una agencia importante es incapaz de asumir, ya que deben pagar más sueldos que el del simple ejecutivo (hay que pagar secretarias, administrativos, informáticos, jefes...). Así, el todo vale parece haberse instalado en el mundo de las relaciones públicas, con múltiples deserciones y traiciones por la espalda, robos de clientes y toda falta de escrúpulos.

Las grandes se han visto obligadas a cambiar su filosofía de empresa. Ya no se trata de negociar publicidad o de manejar un gran showroom, sino de demostrar su 'poderío', que se basa exclusivamente en las relaciones personales de los ejecutivos con la prensa y su capacidad para convencer a los medios de que la información de sus clientes es interesante y merece ser públicada; así como en su capacidad de acción ante una crisis o un lanzamiento de envergadura. Es la única baza para competir con las pequeñas, que cuentan con precios bajos y una dedicación completa a la marca que las otras raramente pueden conceder (lo normal es que un ejecutivo lleve tres o más cuentas).

Sin embargo, mientras unos y otros andan a la gresca, las empresas que contratan estos servicios se frotan las manos. Hasta ahora, la opción más rentable era contar con un gabinete propio, con una persona o un equipo a tiempo completo que ganaba al año menos de lo que se paga a unos relaciones públicas externos (siempre y cuando no se sea una empresa muy pequeña, claro, como un hotel, una tienda o un restaurante, por ejemplo). Pero con los precios bajando en picado, ya es posible conseguir que te lleven la comunicación por una miseria y pudiendo exigir resultados y clippings que sólo se conseguía hace un lustro con una inversión cinco veces mayor a lo que se paga actualmente.

La bajada de pantalones de los RR.PP. es impresionante y miedo me da pensar qué les espera en el futuro como no se remonte de verdad la crisis. Las empresas que ahora pagan 700 euros al mes por un trabajo que vale 2.000 no van a querer volver así como así a pagar esas cantidades; no tiene sentido que sólo en Madrid haya más de 500 agencias de comunicación; los gabinetes internos deberían seguir imponiéndose como la opción más lógica; el cierre de medios de comunicación implica menos cabeceras en las que poder salir, por lo que los impactos se reducen; si no se invierte en publicidad, muchos medios dejan de incluír según qué marcas en sus páginas...

Si hubiera que buscar culpables a esta situación, no habría que señalar a las agencias pequeñas por su política de precios; ni a las grandes por no valorar y hacer socios a los ejecutivos brillantes de sus plantillas. Unos y otros comparten esa responsabilidad, en tanto en cuanto han entrado a la vez en una guerra de precios que ha acabado por prostituir como nunca su trabajo. La dignidad brilla por su ausencia y ellos son los primeros que no valoran el trabajo que hacen. Si todos tuvieran claro que hay unos límites reales sobre lo que se puede o no cobrar por un trabajo de relaciones públicas y se negaran a trabajar por una miseria, su gremio no se habría convertido en la pantomima que es ahora. ¿Es que el ejemplo que llevamos dando los periodistas españoles desde hace más de una década, en la que nos hemos convertido en la profesión más puteada de este país, no les ha servido para nada?

Señores relaciones públicas, bienvenidos al club; y sepan que de este pozo no se sale. Pussar och krammar!

BlueEl otro día leí que Duncan, uno de los componente de Blue y portavoz del jurado del Reino Unido en Eurovisión, dio una entrevista a un diario sensacionalista británico en la que hablaba sin tapujos sobre su bisexualidad, una cuestión que, según él, necesitaba hacerla pública antes de una hipotética vuelta del grupo a los escenarios.

Nunca he entendido qué necesidad puede tener nadie de hacer pública su orientación sexual, sobre todo cuando el trabajo de Duncan y sus compañeros consiste en cantar, y para eso da igual lo que seas o el sexo de con quién te acuestes. Pienso que se le da mucha importancia al etiquetado y los artistas pecan demasiado de hablar sobre ellos mismos. Me parece lógico que esconder cosas sobre tu vida, que dificulten el día a día y no te hagan estar a gusto contigo mismo, sea una losa y que uno se la quiera quitar de encima cuanto antes, dentro de un contexto como el de la familia, la pareja o los amigos. ¿Pero con la opinión pública?

Hay dos canciones de Blue que me encantan: el dúo con Elton John de 'Sorry Seems To Be The Hardest Word' y 'Bubblin'', tanto la versión original como la que cantan con las chicas de L.A.D.E. en un vídeo electrizante. Hasta ayer no conseguí el mp3 de ese dúo, que no sé por qué no lo encontraba (igual no se editó y sólo se hizo vídeo, porque tampoco he visto el de los chicos solos...) y volví a no poder decidirme sobre cuál me gusta más.

El rubio dice que el que más me pega es Lee, por su cara aniñada, pero se equivoca. Es más, creo que aunque tenga una gran voz, el chico es feo, así que no me mola. La dicotomía está entre Antony, que está tremendo y tiene cara de malote, y el propio Duncan, que sí que es un rubio merendable (no es que Simon, el negro, no esté bien, pero no pone). Por más que veo el vídeo, no consigo decidirme... Pussar och krammar!


PD: la canción te la puedes bajar aquí.

La mierda que han sacado ahora las compañías eléctricas de que, para evitar impagos de morosos, te cobran mensualmente lo que antes era bimestral, pero su empleado sólo acude una vez de cada dos, cobrándote a ojo según lo que has consumido en el último semestre y luego reajustando a la realidad un mes después, permite situaciones tan surrealistas como la que hemos vivido el rubio y yo en nuestro nuevo hogar: una factura negativa. Iberdrola ya nos ha ingresado el dinero. Sí, es apenas 1,36 euros, pero al menos no hacen como Timofónica y su prima la Vomi'star, que si no consumes el mínimo mensual, te lo cobra igual... ¿Soy el único que piensa que estamos rodeados de timadores, ladrones y empresas de mal vivir ávidas de domiciliaciones bancarias inocentes? Pussar och krammar!

con nuestro muñeco solar

En Asía, cuando se trata de copiar, todo lo hacen a lo grande. Que en Ávila los castellanos hacen una muralla la mar de maja con sus torreones y todo; ellos construyen en China una que cruce el país y se pueda ver desde el espacio. Que en Nueva York levantan dos torres gemelas muy sositas; en Kuala Lumpur se salen con las molonas Torres Petronas. Y así dando ejemplos podríamos estar todo el día... Pero que nadie piense que la cosa se ciñe a la arquitectura. No hay campo artístico en el que la respuesta asiática no sea "pues yo más".

Uno podría ser el de la música. Ante el exitazo de las Girls Aloud, Corea contraataca con las Girls' Generation, un grupo que no se compone de cinco chicas, como en el caso inglés, sino de nada más y nada menos que de nueve integrantes.

Se las conoce también por SNSD, que es la abreviatura de 'So Nyuh Shi Dae' (el nombre del grupo traducido al coreano:
소녀시대). Su música es puro pop, con canciones que van del estilo de 'La Casa Azul' a otro mucho más cursi. Lo que más me gusta de ellas son sus sesiones de fotos o la publicidad que han hecho para televisión, que no tienen desperdicio. Su último single se llama 'HaHaHa' y lo ha usado Samsung para su última campaña (en la que no sé exactamente qué anuncia). El vídeo sólo dura 80 segundos y no tiene desperdicio.



Si te ha parecido una pasada la coreografía, las chicas han pensado en todo y ya han colgado en YouTube el vídeo oficial para aprender, paso a paso, el baile de 'HaHaHa'. Además, de una tacada, uno puede aprender cómo se dicen los números en coreano. Ser el alma de la fiesta este verano es pan comido si se siguen sus sencillas instrucciones y te bajas la canción de aquí. Pussar och krammar!

El chico merendable que ocupa el centro de la imagen no aparece hoy en este blog por sus músculos. Se llama Omar Ibarra y fue detenido la semana pasada en Monterrey (México) por entrenar a sicarios del cartel de los hermanos Beltrán Leyva. Era un magnífico profesor, ya que él mismo fue entrenado por los mejores y ejerció como policía de élite en el país azteca.

¿Qué puede hacer llevar a una persona a 'cambiarse de acera' y dejar a 'los buenos' por 'los malos'? Sin duda, el dinero. Como denunció en su momento el diario 'El Universal', corromper a un policía mexicano es fácil. Cobran tan poco, que a nada que se le ofrezca será el doble o el triple de su sueldo. Además, las mafias de la droga son tan poderosas que no aceptar el soborno es casi firmar una sentencia de muerte.

Hace poco, una empleada de Avianca, con más de 35 años de antigüedad en la compañía, esposa de un famoso empresario venido a menos, fue detenida por narcotráfico. Aprovechando que a las maletas de los tripulantes de un avión no se les controla tan exhaustivamente, porteaba cocaína entre Colombia y Madrid. En un sólo vuelo conseguía más de su sueldo bruto anual...

En Latinoamérica, como en Europa del Este, los sueldos bajos son la lacra que corrompe cualquier modo de salir adelante (amén de una clase política corrupta, claro). Si a los profesores de colegios públicos se les paga una miseria, ¿esperan tener profesores para llenar las escuelas? Si sus emigrantes viven mejor cobrando un subsidio por desempleo en el extranjero que trabajando en su país, ¿no es para plantearse una importante reforma en política laboral? Los parches del populismo bolivariano barato, por un lado, y del caciquismo podrido pro-USA, por otro, no funcionan, pero qué más da, si a los dirigentes les va genial confundiendo al pueblo con dialécticas que eluden ir a la raíz de los problemas, la misma que arrastra a la opinión pública a debatir exclusivamente sobre cuestiones menores.

Menos mal que en España no ocurre nada parecido. Aquí todos tenemos claro que lo importante no es salir a la calle para pedir medidas que fomenten realmente el empleo, políticos que cumplan su programa electoral (ése por el que se les votó y en el que se hablaba de laicismo y centrales nucleares), responsabilidad institucional ante los casos sospechosamente fundados de corrupción o mejora de las libertades sociales. Lo que realmente importa es que Lopera se vaya del Betis. Pussar och krammar!



DubrovnikEste verano, nos quedamos en Europa y Dalmacia será el destino de nuestras vacaciones. La primera parada será Dubrovnik (Croacia) y no sólo aprovecharemos para visitar la ciudad medieval, sino también para tostarnos al sol en la playa de nuestro hotel, que yo ya sufrí los calores croatas hace dos años y aprendí la lección de que en ese país no se puede hacer nada cultural entre una y siete de la tarde.

La idea es aprovechar uno de los cuatro días que pasaremos allí para acercarnos a Hercegovina, bien a la serbia (a Trebinje) o a la musulmana (a Mostar). Todo dependerá del horario de autobuses o de si nos apuntamos a alguna excursión en alguna agencia de viajes de la zona. Yo quiero ir sí o sí, así que espero que el rubio no ponga muchos problemas, aunque le conozco y sé que no los pondrá, porque le gusta mucho visitar nuevos países y nunca hemos estado en Bosnia.

KotorLa segunda parada, y última, es Kotor (Montenegro), un pequeño pueblo que se esconde al final del fiordo más meriodional de Europa (de ahí que los que decían que me iba a un país nordico a ver fiordos no iban desencaminados del todo). Sin duda, la ausencia de playas (te tiras directamente al mar) lo compensa con creces el paisaje de la región, que se puede visitar en barco o en coche, ascendiendo a la cima de la cordillera que rodea el fiordo.

Supongo que habrá imprevistos. Sobre todo porque ya nos han dicho que el hotel que pillamos en Croacia tiene overbooking y nos han realojado en otro. No seré yo el que se queje, es también de cinco estrellas y cuesta el triple que el primero, diferencia que paga nuestra agencia de viajes por incompetente, claro. Ahora sólo toca cruzar los dedos y que en Kotor no nos pase lo mismo, porque ahí sí que no nos recolocan, que no lo hemos pagado aún.

Nunca sabes dónde puede surgir un problema. Ayer, por ejemplo, concerté un servicio de taxi para ir del aeropuerto al hotel en Dubrovnik, pero tuve problemas con el mail y acabé reservando dos coches en compañías diferentes. Menos mal que pude anular la que era algo más cara... De todos modos, espero que la cosa se quede ahí y todo vaya como la seda, que las vacaciones están para descansar y disfrutar al máximo. ¿O no? Por si acaso, ya me he dado de alta en el registro de viajeros del Ministerio de Asuntos Exteriores, una herramienta bastante más útil de lo que parece cuando vas a países fuera de la Unión Europea. Pussar och krammar!

Por mucho calor que haga y por muy temprano que me levante, soy incapaz de echar una siesta. Simplemente, no sé hacerlo. Si me voy a la cama, no consigo despertarme antes de la hora y media, por lo que me levanto con la cara hinchada del sueño y un cabreo monumental porque a saber quién es el guapo que se acuesta temprano al día siguiente.

Lo de los ciclos del sueño es para mí como un gran agujero negro, porque no consigo encontrarle ningún sentido al hecho de que a las cinco de la tarde esté que me caigo de sueño (literalmente, menudo susto el otro día en el bus) y a las once de la noche, sin haber dormido la siesta ni descansado, esté fresco como una lechuga. Por supuesto, a la hora de irme a la cama, que nunca es antes de las 00.30, no caigo redondo por culpa del calor... y me despierto a las 6.00 completamente zombi, como si no hubiera dormido apenas. Llevo más de un mes de jornada intensiva, ¿cuándo se supone que debería acostumbrarme a esta tortura de horario?

¡Con lo agusto que se está en la cama a esas horas tan intempestivas! ¿Hay algo más placentero que media horita más de sueño? Pussar och krammar!

Perteneciente a la Iglesia Renacer, Kaká es un cristiano evangélico muy fervoroso. Lee diariamente 'La Biblia' y realiza cursos de formación religiosa on-line. También aprovecha Internet para escuchar a través la programación radiofónica de su iglesia y ha llegado a manifestar en más de una ocasión que le gustaría "profundizar en los textos sagrados y convertirme en pastor".

Sus taquillas en Milán estaban decoradas con salmos y adhesivos con la frase 'Dios es fiel, y durante las concentraciones en los hoteles coloca en las paredes de su habitación salmos de la Biblia. Es decir, que Florentino ha fichado a un ultrarreligioso para la próxima temporada.

Como apenas he tratado con personas que pertenezcan a la Iglesia Evangélica, no tengo una opinión muy formada sobre ella y desconozco bastante sus particularidades. Sé que no opinan como yo en multitud de temas, obviamente, pero reconozco que mis argumentos para que no me caigan bien son más bien los generales que aplico a cualquier religión.

El tiempo nos dirá qué papel jugará su fervor en la vida pública del nuevo futbolista, así como si su misticismo será responsable de miles de conversiones de aficionados merengues. Lo que ya se está viendo es una excesiva capitalización del modo de vida de Kaká por parte de la máquina propagandística del Real Madrid. Me parece genial que el chico no sea un vividor y haya hecho gala siempre de una agenda sin huecos para bacanales, orgías en zonas VIP y cumpleaños donde todas perdían las bragas por arte de magia; pero no está claro si se comporta así porque realmente es su forma de ser o por 'encorsetamiento' de su Iglesia (que puede llegar a ensordecer, enmudecer y cegar independientemende de que seas o no un futbolista de éxito).

Además, que a Florentino Pérez se le llene la boca de frases del estilo "Kaká representa el estilo de vida que quiere el Real Madrid" es tirarse a uno mismo el cubo de mierda por encima, ya que, esta misma temporada, ficha a otro jugador que precisamente no se caracteriza por la sobriedad.

El nuevo mejor amigo de Paris Hilton, también conocido como Cristiano Ronaldo, será un trabajador espartano, recio, el primero que llega al entrenamiento y el último que se va; pero no es precisamente un ejemplo de casi nada fuera del campo de fútbol. Además, su intención de vivir en un ático en el centro de Madrid deja claro que lo suyo no es el retiro campestre. Entonces, ¿el suyo no es el estilo de vida del club blanco? Que yo sepa, en los últimos años han fichado a más futbolistas con este particular modo de divertirse que ascetas como Kaká...

No descubro nada nuevo si digo que el fútbol, como la vida, está lleno de hipócritas, ¿verdad? Pussar och krammar!

Después de un parón bastante largo por culpa de la mudanza, los viajes y, sobre todo, la falta de conexión a Internet, el pasado fin de semana retomé la sana costumbre de ver 'Scrubs' en el sofá con el rubio. Reconozco que es la serie con la que más me he reído en mi vida, junto a 'Mujeres desesperadas', y me encanta pegarme atracones de varias horas sin parar.

Ahora vamos por la mitad de la quinta temporada, ésa en la que un más que merendable Travis Schuldt, el actor que encarna a Keith, el interno a las órdenes de J.D., tiene que demostrar su poderío abdominal... Si la serie ya era buena por su guión y las canciones que escogen como banda sonora, ahora también por sus actores secundarios... Sí, sé que emocionarse ante un cuerpo bien torneado es propio de un adolescente con revolución hormonal, pero es ver ese descamisado y volver a tener 16 años... Pussar och krammar!