Archives

Hvad er klokken?

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

El motivo por el que la entrada de hoy se ha retrasado, con respecto al horario habitual, es que esta mañana he estado con el rubio en las oficinas del Registro de Instrucciones Previas de la Comunidad de Madrid para firmar mi testamento vital, el documento que recoge mi voluntad y deseos a la hora de afrontar una enfermedad terminal, una situación de riesgo en la que no pueda expresar mis preferencias médicas de ninguna manera así como el destino de mi cuerpo si falleciera.

Gracias a este documento, casos y debates como el de Eliana en Italia no tendrían sentido, así como damos esquinazo a la incorrecta ley de donación de órganos que sufrimos en España, que no reconoce que el muerto sea socio de Alcer o alguna entidad de donantes, y deja todo en manos de los familiares. Gracias al testamento vital, o documento de instrucciones previas, mis órganos serán donados siempre que se pueda y, por si sirve de algo, he puesto que mi autopsia y mi cuerpo puedan ayudar a estudiantes de Medicina del futuro. Además, aunque no pertenezco a la Asociación Federal Derecho a Morir Dignamente, no se me ha olvidado incluír los tres puntos que ellos recomiendan para evitar dudas sobre el texto oficial:

  1. Deseo finalizar mi vida con una limitación del esfuerzo terapéutico, evitando todos los medios artificiales, tales como técnicas de soporte vital, fluidos intravenosos, fármacos (incluidos los antibióticos), alimentación artificial (sonda nasogástrica) o cualquier otro tratamiento que pueda prolongar mi supervivencia.
  2. Deseo unos cuidados paliativos adecuados al final de la vida, que se me administren los fármacos que palien mi sufrimiento y aquellos cuidados que me ayuden a morir en paz, especialmente –aún en el caso de que pueda acortar mi vida- la sedación terminal.
  3. Si para entonces la legislación regula el derecho a morir con dignidad mediante eutanasia activa, es mi voluntad morir de forma rápida e indolora de acuerdo con la 'lex artis ad hoc'.
La ley exige que el testamento vital se firme delante de tres testigos (si se opta por hacerlo a través de las consejerías de Justicia, como es mi caso, dos son funcionarios del registro). Uno de ellos hace las veces de representante oficial y es el que se encarga de velar por el cumplimiento de los deseos del enfermo/fallecido. En mi caso, es el rubio; y ha sido recíproco, por lo que, ahora con más motivo que nunca, hemos puesto nuestra muerte en las manos del otro (para que luego diga que no soy un romántico cursilón).

Estoy contento con este paso, no sólo por lo que implica en cuanto a confianza a largo plazo para mi relación, sino porque así no habra beatón que meta las narices donde no le llaman si me pasara algo que espero que no ocurra nunca. Como no cristiano, pocas cosas me tocarían más la moral que una manifestación delante de mi hospital para que 'me salven' en nombre de un dios de algo en lo que creo firmemente como la eutanasia activa y la sedación terminal.

Ahora, a disfrutar de la vida al máximo, por muchos, muchos, muchos años, que para eso está. (No se me ocurre una canción más apropiada en este momento que 'Pra mudar a minha vida', espero que os guste). Pussar och krammar!

Uno de los programas que más me llamaba la atención durante los primeros años de Telecinco era '¡Ay, qué calor!', la versión española de 'Colpo Grosso'. No vi más de dos o tres emisiones, pero fueron suficientes para que me enganchara a su estética. Más allá de desnudos o picardías, lo que más me gustaba era ver a las chicas Chin-Chin en acción, cada una vestida de un color y representando a una fruta de las máquinas tragaperras (fue cuando me enteré que existía una fruta que se llamaba 'arándano').

No sé por qué, pero las azafatas y las bailarinas de los programas de televisión nunca me han dejado indiferente. Me pasó con las 'oquettes' de 'El gran juego de la oca', las chicas de 'Uno para todas', las del 'Un, dos, tres...' e incluso más recientemente con los chicos y chicas de 'Money, Money', que ya era hora de que hubiera también 'azafatos'. Me encantan las coreografías, los bailes, trato incluso de aprenderlos (sin éxito)... y si encima hay colorines, mucho mejor. Vamos, que me tragaba el tostonazo de Emilio Aragón sólo para ver bailar a las chicas.

¿Tendría éxito hacer un programa como 'Ay qué calor' pero sólo con chicos y concursantes gays? Si hubiera siete azafatos, cada uno representando a una fruta de la máquina tragaperras, ¿qué se tendrían que quitar para descubrir si hay una estrella dorada? ¿Se permitirían desnudos integrales? Gracias a Aussiebum, nos podemos hacer una idea clara... Pussar och krammar!


El hecho de que Ana Mato o Carme Chacón, por poner sólo dos ejemplos, se escuden en el machismo militante para no afrontar críticas directas a su gestión política me pone de muy mala leche, no sólo porque con esta actitud se chotean descaradamente de los ciudadanos, sino porque, además, le faltan al respeto a las mujeres que día a día deben soportar una vida menos justa precisamente por su condición de féminas. Es el caso de las camioneras que comen solas porque ningún compañero quiere sentarse con ellas en los restaurantes de carretera, o el de las madres que trabajan más horas de la cuenta para demostrar que su carga familiar no implica ser menos en la oficina.

Sin embargo, estamos tan acostumbrados a oír hablar sobre desigualdades por cuestiones de género en el ámbito laboral, que muchas veces no nos damos cuenta de que la lucha contra el machismo está mal planteada precisamente por las propias mujeres. Un ejemplo de ello es el reportaje que publicó ayer el diario 'Público' sobre los 40 años de presencia femenina en la prensa deportiva.

Me parece fatal que a las pioneras del periodismo deportivo en España se les pusiera tantas trabas y se les ninguneara en sus redacciones.
No es relevante el sexo del periodista para sentirse más o menos informado; y que la redacción de un medio deportivo tenga mayoría de hombres o de mujeres, tampoco. De lo que se trata es de que el producto que realicen sea informativo y de calidad. Es por ello que no entiendo que estas mujeres, que tuvieron que demostrar que el buen periodismo no entiende de género, digan ahora que las redacciones deben ser paritarias. En un proceso de selección de personal, ¿dejamos de contratar a hombres que han demostrado en las entrevistas de trabajo ser los más preparados porque hay que llegar a un número concreto de redactoras en plantilla? ¿Una mala redactora es menos mala por ser mujer?

Me temo que, si de verdad queremos vivir en una sociedad en la que lo determinante sea la valía personal de cada uno, independientemente del género al que se pertenezca, es completamente necesario que las mujeres sean las primeras que se levanten contra la discriminación positiva, que no le sigan el juego a quienes pretenden 'visibilidad femenina' aunque luego éstas no den la talla. Se trata de que las personas extraordinariamente válidas que hay en España, ya sean hombres o mujeres, puedan ejercer cargos y labores dignas de su capacidad, no de subyugar todo a razones estéticas, pero me temo que esto sigue siendo una utopía. Pussar och krammar!

Menos mal que la imagen de arriba la recibí ayer junto a una nota de prensa a las cinco de la tarde y no poco antes de la hora de comer, porque hubiera inundado la redacción salivando. Decía el texto: "Auténtico chuletón de buey gallego, ternera de la Sierra de Guadarrama y hasta doce carnes exóticas (bisonte, gacela, avestruz...) llegan a todas las mesas con apenas hacer una llamada o mandar un mail. Solobuey, la empresa que distribuye la mejor carne a los restaurantes más importantes del país y a la Casa Real, pone en marcha su servicio de venta a domicilio para particulares". A mí, que el JuanCar se ponga morado de una u otra carnicería me resulta un hecho irrelevante, pero hablar de chuletones de buey gallego o ternera de Ávila con el estómago vacío lo considero un pecado.

Luego llegaron imágenes de anillos de titanio, perfumes hechos con agua de rosas de Ibiza, una colonia de Bvlgari (presentan unas cuatro o cinco al año, son un coñazo) y fotos de Paul Walker durante el photocall de 'Fast & Furious 4', una película bastante prescindible pero que anima una sobremesa aburrida en el sofá. Lástima que no llegara Walker en persona para romper el tedio de la tarde. Las que tampoco aparecieron por ningún lado fueron las ganas de escribir otra batería de preguntas para el torero del viernes. Vamos, que mis musas se quedaron en Tabera de Abajo tomando el solecito y pasan de volver al reino de los fluorescentes perpetuos.

Esta mañana tengo dos entrevistas. Una de ellas es a Maloles, la diseñadora de zapatos, que para muchos es como Manolo Blahnik en mujer, por su condición de emigrante y porque sus bailarinas triunfaron antes allá que acá (un fenómeno tan español...). Menos mal que ambas son para unas secciones fijas de la revista en las que siempre debemos preguntar lo mismo, que si no, sacaba la bandera blanca ya mismo, que tengo el cerebro sin cuerda. ¿Le echo las culpas a la astenia primaveral o a que llevo varios días con los Sugar Hill Gang en la cabeza? Pussar och krammar!


Ayer me perdí por la Salamanca profunda, asistiendo a tentaderos (hace dos días no sabía ni lo que eran) en pueblos de nombre barroco como Tabera de Abajo (seis casas, pero todas en fincas que valen millones de euros) o Ledesma (que yo pensaba que tendría más de siete calles, porque me sonaba de algo, pero lo que son las cosas...). Al final, después de vaquilla va, becerra viene, vaca para arriba y toro para abajo, acabé convencido de que lo mío no es el mundo taurino, que no sólo me aburre soberanamente, sino que, además, me recuerda mucho a ciertos ambientes de Jerez de los que prefiero seguir alejado.

Lo mejor, sin duda, la comida que nos ofrecieron en un restaurante en medio de la nada cerca de Sando. Para empezar, unos platitos con el salchichón ibérico más impresionante que he comido en algún tiempo (a excepción del que le regalaron a mi cuñado por Navidad que eso no era de este mundo) y un chorizo que sabía a gloria. De primer plato, un potaje de alubias blancas con oreja (yo aparté la oreja, pero del resto no dejé ni gota, y no lamí el plato porque me daba cosa entre desconocidos...). Si no te gustaban las alubias, también había un plato típico de patata asada que no caté.

El segundo plato digievolucionó a tres diferentes y simultáneos que la cocinera tuvo a bien poner en todas las mesas. A saber: cordero asado en caldereta, chuletillas de cordero fritas y el mejor solomillo de cerdo que haya comido en mi vida. El flan casero de postre era de cata obligada, así que no tuvimos más remedio que reservar un espacio para él en el estómago. Para acompañar la carne, pusieron una ensalada de pamplinas, unas hierbas pequeñas de río que nunca había visto en mi vida, pero que estaban también muy ricas. Me dijeron que en cada sitio de Castilla y León las llaman de un modo distinto, así que como para adivinar su nombre verdadero.

Lo más surrealista de todo fue que la entrevista, que estaba prevista para las 13.00 horas, se acabó realizando justo después de comer. Así que os podéis imaginar el estado en el que estábamos el torero y yo cuando nos levantamos de la mesa para poder estar tranquilos... Vamos, que no le culpo que el chico estuviera pidiendo a gritos una siesta en cada respuesta... ¡yo lo pedía en cada pregunta! Al final, gracias a que pusimos el piloto automático, llegamos al final del cuestionario sin problemas, pero una pregunta más y caemos los dos en la mesa como en el anuncio de Flex. Pussar och krammar!


Sí, el anuncio al que me refiero no es éste, pero...



Que no, que no es por pereza, sino porque estoy en Salamanca, en una finca situada en una zona indeterminada de la provincia (al menos para mí), entrevistando al primero de los dos toreros que tengo en la agenda esta semana, y no me da tiempo ni para escribir ni para contestar. Nos leemos mejor mañana. Pussar och krammar!

¿Hay alguien a quien no le guste hacer test de personalidad? Ya sean los absurdos que rellenábamos de pequeños en el 'SuperPop' o los más sesudos del 'Cuore'. ¿Eres adicto al amor? ¿Tiendes a la fidelidad o a la infidelidad? ¿Eres capaz de controlar lo que comes? En Internet hay test para todos los gustos y a cuál más entretenido (van muy bien para esos minutos frente a la pantalla sin saber qué página visitar).

El último que he hecho se componía de dos test simultáneos. Se trataba de saber qué porcentaje de pijo y qué porcentaje de cani (polinganero, macarra... será por acepciones) corría por mis venas. Los resultados no han deparado ninguna sorpresa. Como buen jerezano, tengo un 44% de pijerío (si no superas el 30%, te echan de la ciudad). Y sólo un 6% de polinganerismo. De todos modos, lo que más me reconforta es que tengo un 50% de normalidad absoluta, al margen de tribus urbanas. Pussar och krammar!


Robert HoffmanSi hay un actor que consigue sacar al quinceañero que vive en mí, ése es Robert Hoffman, capaz de revolucionarme hormonalmente hasta límites insospechados. Me encanta. Es perfecto y el adjetivo 'merendable' se le queda corto. Como ya hablé de él en su día, no voy a repetir todo lo que dije. Hoy vuelve a este blog porque ha protagonizado un corto en el que nos advierte de los peligros de ser narcisista, entre ellos, que te enamores de alguien que escoge fatal las bufandas que se pone (si en el corto no se le viera el culo mordisqueable que se gasta, no creo que el mensaje llegara con la misma claridad). Esto si que es una moraleja y no la moralina continua de 'Padres forzosos' (nunca pude con los Tanner). Pussar och krammar!

Paul Donahoe Hace un año, Paul Donahoe, una de las más prometedoras estrellas de la lucha libre universitaria de Estados Unidos, decidió hacer una sesión de fotos desnudo para la web Fratmen.com. Aunque usó un pseudónimo, pronto fue descubierto por compañeros del campus y su caso fue portada de la revista de la Universidad.

Ésta decidió echarle del equipo, alegando que estaba prohibido que un jugador cobrara por su imagen. Paul devolvió el dinero, pero aún así se buscaron otras excusas para que no pudiera regresar. Su entrenador, que se ve que era buena persona, le ayudó a cambiar de equipo, y consiguió entrar en el de Edinboro, una pequeña ciudad de Pennsylvania. Perdía un semestre y tendría que desarrollar su carrera en un college de segunda categoría, pero podría seguir practicando su deporte favorito.

Empezó hace unos meses y, desde entonces, nadie ha conseguido vencerle. Por ello, se presenta dentro de unos meses a las finales de Estados Unidos con posibilidades de revalidar su título nacional de 2007. Todo lo que tuvo que sufrir, la injusticia y la vergüenza, se ha convertido en su mejor revulsivo. Además, a los muchos que esperan de él una declaración retractándose de lo que hizo o que entone cánticos clericales, les dice que no se arrepiente, que no considera que hiciera nada malo y que le da igual que piensen que es gay (es hetero) o que le miren mal.

Sus compañeros de equipo y su nuevo entrenador le arropan. Le acogieron más bien con frialdad, ya que no consiguió huír del todo de la polémica (no cree que exista ni un sólo luchador universitario que no hayan visto esas fotos de su campeón nacional), pero ha demostrado quién es realmente, más allá de su sesión de fotos, y no dudan en calificarlo como "un ejemplo a seguir en lo deportivo", según uno de sus entrenadores, quien tampoco condena lo que hizo (otro dice que es una "acción equivocada", pero no entra en mayor cuestión).

El diario 'The Boston Globe' ha entrevistado a Paul y, para mi sorpresa, lo ha hecho sin juzgarle, algo que consideraba imposible en ese país. Hacía mucho que no leía un artículo con la sensación de felicidad, orgullo y plenitud como ayer con éste. Estados Unidos en particular, y la sociedad de meapilas en general en la que nos movemos, necesita más casos como el de este chico. Hay que dejar de demonizar el desnudo, la pornografía, una erección... Como dice el propio Paul, "se me expulsa por unas fotos en las que estoy desnudo, con las que no hago daño a nadie, y a los luchadores que conducen borrachos poniendo en riesgo la vida de los demás, ni los multan". Al menos, esta vez se ha hecho justicia. Y estoy convencido de que ganará el título. Se lo merece. Pussar och krammar!

La semana que viene tendré que entrevistar a dos toreros que despuntaron sobresalientemente durante la temporada 2008. Como persona apática ante la Fiesta Nacional, realizar estas entrevistas tiene mucho de reto profesional y poco de interés personal. Los toros me aburren; y creo que, si alguna vez veo una corrida en la propia plaza, no cambiaré de opinión. Pero yo debo evitar hacer una entrevista aburrida, así como que el torero considere que no estoy preparado o que no tengo una visión de su mundo profesional muy positiva. Además, el texto debe ser interesante y que enganche a mis lectores. ¡Cómo para no verlo como un reto!

Mi experiencia con toreros es muy escasa. Hace dos años, le hice una entrevista a José María Manzanares hijo. Fue en la finca de su familia en Extremadura y debo reconocer que, no sólo porque está muy merendable, el chico me impresionó por su forma de entender el mundo y su profesión (empezó una carrera universitaria y se notan sus estudios en su vocabulario y en su manera de expresarse). Escribí un texto por el que recibí muchas felicitaciones, incluso de compañeros de otros medios a los que admiro (nunca me ha vuelto a pasar), y lo que iba a ser una tortura acabó siendo una gran experiencia.

Desde entonces no me he vuelto a interesar por los toros, así que llevo toda la semana navegando por webs para ponerme al día, e incluso me he comprado un ejemplar de '6 Toros 6'. Ya me sé los carteles de Sevilla, Jerez, San Isidro... Vamos, que los deberes los llevo más que hechos.

Quiero hacer un trabajo digno y, como le dije a Fran en el twitter, es en estos casos en los que hay que demostrar la profesionalidad de cada uno. No es mi intención hacerles unas entrevistas duras e incómodas, ya que no es el estilo de la revista, pero tampoco un cuestionario soso y pelota que no interese a nadie, como los que aparecen cada semana en la prensa del corazón, escritos para bobos. También espero que no se me venga a la cabeza durante las preguntas el pasodoble sobre toros de 'Los enteraos', del último Carnaval de Cádiz, porque ya no habrá quien se concentre... Pussar och krammar!


Hoy voy a ejercer de contertulio y opinar de la actualidad como si mi opinión fuera importante. Además, como se supone que entiendo de todo aquello sobre lo que se pueda discutir, los asuntos serán de lo más variado. Vamos allá:

Lamentable. La discriminación positiva siempre me ha revuelto el estómago, pero esto del márketing político empieza a provocarme una úlcera. Ya no se trata de buscar a alguien que lo haga bien o que se parta el pecho por defender los intereses de los europeos en general, y los españoles en particular, en las instituciones comunitarias, sino de que sea mujer y quede bien en los carteles, muy mona ella con chupa de cuero a lo Trinidad Jiménez. Reflejo del país de pandereta en que se ha convertido España, donde las ideas ya no cuentan y la imagen lo es todo (lo que sigue siendo un misterio es cómo Camps, que mira que es feo, sigue optando a la mayoría absoluta en Valencia).
Mucho que me alegro por Soraya, que actuar en el último lugar en Eurovisión suele permitir ganar unos puntillos más. Normalmente, España suele tener mala suerte con esto de los sorteos del orden de actuación y termina cantando de las primeras... salvo el año pasado, que con esa mierda de Rodolfo Chiquilicuatre se cantó casi del final (para una vez que podemos cantar de los últimos...). La suerte ha querido que talifans y eurofans nos quitemos esa espinita clavada. Ahora, a esperar que la chica lo haga bien y quede en un puesto digno, es decir, entre las 10 primeras, que ganar o quedar entre los 3 primeros es casi imposible.

¿Y quién nos protege a nosotros de los obispos? Exijo a la de ya una campaña para el confinamiento de estos señores en centros de seguridad donde puedan gastar el dinero que reciben de los impuestos de muchos incautos en folletos y cartelería que nunca vea la luz. Ahora sólo falta que los católicos se echen al monte, barra de hierro y escopetas en mano, para acabar con el lince porque sus crías le quitan derechos a los bebés. Sí, suena a locura, pero si se creen a pies juntillas lo de que el Mar Rojo abrió sus aguas y consideran que aprender a ser mejores ciudadanos en el colegio es atacar la ética personal de cada familia, esas que sólo pueden tener un madre y un padre al mismo tiempo, por qué no van a tergiversar el propio lema de los cuervos obispos.

Reflejo de la España actual y del declive de la Universidad de este país. Si fuera un estudio en profundidad sobre la repercusión social de personajes como Belén Esteban, quizás tuviera un pase, pero convertirla a ella en centro de una investigación universitaria es de chiste y pandereta. María Lamuedra, la encargada del estudio, bien podría invertir sus horas de trabajo en algo que aporte un mínimo a la Ciencia, pero no, tiene a bien reírse del tribunal que la examine convirtiendo a una payasa en materia sociológica por sí misma. Luego se quejará de que siendo doctora no le dan trabajo... ¡Manda huevos!

Yo aprendí en la facultad que las entrevistas se hacen a gente que tiene algo interesante que decir y que, informativamente hablando, sea relevante. Lo que pueda contar Pedro Ruiz durante doce horas a famosetes de medio pelo que se turnarán haciéndole preguntas no puede ser una entrevista, sino más bien una función de circo con la trouppe de payasos al completo: Ruiz, Miralles y un largo etcétera de figurantes. ¿Cómo están ustedeeeeeeeeeeeees? ¡Bieeeeeeen! Zzzzzzzzzzzzzzzzz*

* Vale, aceptamos lo de VeoTV como remedio para el insomnio.
Pussar och krammar!


...o al menos los tres minutos que durará la actuación de Suecia en el próximo Festival de Eurovisión. El sábado fue la final del Melodifestivalen y las sorpresas durante la votación final permitieron un desenlace que pocos esperaban, sobre todo tras ver los puntos que repartía el jurado: ganó Malena Ernman con 'La voix', una canción mitad en francés, mitad en inglés; mitad ópera, tres cuartos discotequera; y muy sueca, puro schlager, con la firma de Fredrik Kempe, que se configura como el nuevo divo de la composición (dice que no canta él mismo sus canciones porque está "muy gordo y muy viejo").

Yo debo reconocer que me he terminado enganchando a la canción, pero me costó, porque al principio me resultaba muy larga, por mucho motete o como se llame lo que hace con la voz y que siempre queda tan bien de cara al público, sobre todo cuando éste no tiene ni idea de ópera. Espero que no se estrelle en Moscú, como pasó el año pasado, porque, independientemente de que no ganaran mis favoritos, me alegro de que el público sueco mande algo distinto, que vaya probando nuevas fórmulas, pero sin perder su identidad.

Por cierto, una vez más chapeau a la capacidad de autocrítica y de reírse de sí mismos de los artistas suecos, algo que nunca veremos en España. Shirley Clamp fue, sin duda, la gran perdedora de este año, quedando la última de su semifinal cuando es una gran estrella y favorita para todo el mundo. En la final, no dudo en hacer un vídeo en el que hacía de cajera de supermercado, una broma del futuro que le esperaba por haber quedado tan mal... ¿Alguien se imagina a un cantante español haciendo eso? Ni de coña. Que ellos son artistas y el público les querrá hasta que se mueran... Sí, claro. Pussar och krammar!



Esta noche es la gran final del Melodifestivalen y llevo toda la semana nervioso con el tema, sobre todo porque tengo el presentimiento de que puede ganar Agnes, que es la típica pasiboba que suelen votar los suecos en masa, y eso no me hace ninguna gracia. No es que su canción me chirríe, pero si se trata de escoger tópicos, prefiero que vayan los chicos de E.M.D. o Måns, mucho más guapos y con dos temas que me tienen enganchado.

No creo que Alcazar tenga ninguna posibilidad, pero también los pienso disfrutar esta noche, como la balada de Sarah Dawn Finner, que es un temazo y sigo sin entender que tuviera que clasificarse en el Andra Chansen. Una buena noticia es que sólo hay un tema completamente lamentable y horrible. Eso implica que la cantidad total de buenas canciones de esta noche es bastante alto. De las 11, hay 4 que me chiflan, y otras 4 que me gustan mucho. ¡No está nada mal el porcentaje!

Por cierto, que este año veré la final desde una habitación de hotel, y es que me toca probar uno este fin de semana para escribir luego de él en la revista. Como es en Madrid, me libro de viajes, aviones y todo lo que ello implica. Será raro eso de dormir en tu ciudad, pero no en tu cama... Eso sí, con el rubio, que es como me gusta a mí. Pussar och krammar!

Al principio, la idea era organizar unas vacaciones de Semana Santa baratas, con playita y en suelo patrio. El rubio se está sacando el carnet de conducir y eso exige pelas, así que la economía no estaba para dispendios. Busqué y busqué por Internet, intentando estar a la altura de los que dicen que soy 'el as de los chollos', y encontré un viaje que se ajustaba completamente a lo que pretendíamos: cinco días en Vigo, pagando 44 euros por el vuelo (ida y vuelta, tasas incluídas, con Iberia) y 90 cada uno por las cinco noches en un hotel de 4 estrellas que tenía una oferta impresionante en pleno centro de la ciudad. Es decir, sumando los gastos de comida, unos 200 euros por persona (*Di, te llamé para que me dieras tu opinión del hotel, pero tenías el móvil apagado, que ya te vale...).

Sin embargo, justo cuando me confirman el turno de vacaciones que me ha tocado este año y ya puedo ponerme de verdad a reservar y comprar el viaje, al rubio le entra un ataque de responsabilidad laboral y, como ha tenido que estar casi tres semanas fuera del laboratorio por temas familiares, me dice que se lo ha pensado mejor y prefiere quedarse en Madrid a adelantar todo lo que tiene atrasado. Así, cual chucho abandonado, las ideas de viaje en pareja se evaporan y me veo, como en los antiguos tiempos, buscando unas vacaciones para mí solito.

Como mi pasaporte tiene pocos sellos aún, decidí que era el momento perfecto para conseguir uno o dos más. Así, comencé a mirar vuelos y hoteles para irme a Kiev (tengo ganas de ir desde que publiqué unos reportajes sobre la ciudad, pero tuve que descartarlo ante el precio abusivo de los hoteles), a Jordania (para ir a las ruinas de Petra, pero el vuelo era astronómicamente caro) y a Moscú (no era caro, pero había que sumarle el dinero del visado, el seguro y las mil chorradas burocráticas que te exigen para entrar, demasiado para tres o cuatro días de viaje y no tengo tiempo para papeleo), pero nada me convencía.

Estuve a punto de tirar la toalla, pero me acordé de otro sitio donde también sellan el pasaporte y al que le tengo ganas desde hace unos años: Belgrado. Sí, ya sé que no es el destino más habitual, pero las ciudades más chulas las prefiero reservar para ir con el rubio, y lo de Serbia era una cuestión personal. Pensé hacer un combinado con Podgorica, la capital de Montenegro, pero empecé a hacer números y la cosa subía mucho de precio, así que tendré que reservar este país para cuando haga una ruta por Dalmacia, empezando por Split.

Debo reconocer que no tengo mucha idea de lo que me espera en Belgrado, pero tengo aún algunas semanas para ponerme al día. Por lo que he visto en las fotos, tiene edificios muy interesantes y espero poder ver antiguos palacios y ministerios de la época de Tito (me fascina la arquitectura de la época comunista, especialmente la que se desarrolló en tiempos de Stalin y que imitaron los países satélites del bloque). También he de encontrar tiempo para ir a alguna tienda de discos, claro. No conozco a muchos cantantes de allí: Zeljko Joksimovic, Marija Serifovic, Jelena Tomasevic, Jelena Jevremovic y poco más, pero nunca es tarde para descubrir cosas nuevas, ¿verdad?

Como pienso andar mucho para verlo todo, todo y todo, y acabaré muy cansado, he previsto una parada técnica a la vuelta en un hotel con balneario de Praga. No entiendo muy bien por qué, pero es un cinco estrellas y sólo me ha costado 80 euros pasar allí la noche. ¿Se han vuelto locos los checos? Pussar och krammar!

Como soy un huraño, la lista de cosas que me molestan mucho y muchísimo es bastante amplia. Una de ellas es la gente que se hace la tonta para, los muy listos, pretender que los demás le hagan el trabajo. ¡Y ojo! que no se te ocurra negarte a prestarles ayuda, que entonces eres un insolidario, un mal compañero, un egoísta y cualquier adjetivo que les venga a bien adjudicarte en ese momento.

Igual tengo que aprender de los E.M.D., un trío de chicos suecos que no duda en decir "piérdete" a los que abusan de ellos... eso sí, les desean "que les vaya bonito", que para eso son unos caballeros de frac y sombrero de copa. Pussar och krammar!



Esta semana leí una buena noticia: Baja el precio de la vivienda de alquiler. Para los que no podemos ni siquiera pensar en comprar una vivienda, esto supone la oportunidad de aspirar a algo mejor; una de las cosas buenas de la recesión inmobiliaria.

En mi caso, como estoy en un buen piso y pago bastante poco para ser Madrid, más que un precio rebajado, lo que quiero es la posibilidad de irme a vivir de una vez por todas con el rubio. Ya tenemos experiencia en lo de compartir techo, pero nunca siendo los dos los únicos propietarios del alquiler ( llegamos a la conclusión de que si me hacía caso en todo, no habría ninguna crisis de pareja). El problema es, cómo no, el dinero, porque pagar una casa, por pequeña que sea, con nuestros dos sueldos de mierda en Madrid no es fácil (no tenemos coche y trabajamos en la capital así que, por ahora, descartamos el extrarradio).

La solución podría llegarnos por parte de una buena amiga. Resulta que tiene un piso en alquiler perfecto para una pareja sin hijos. La zona no puede ser mejor, pero hay que pagarla, y es una cantidad que se sale por completo de nuestro presupuesto. Hemos quedado en que, si en unos meses no se consigue alquilar o vender, se pensarían nuestra oferta (que supondría pagarles el 40% de mi sueldo, sin contar la parte proporcional del rubio), porque les urge el dinero y tener el piso sin nadie es una sangría para su economía, bastante maltrecha.

Así las cosas, por un lado, deseo que encuentren a alguien porque conozco su situación y no quiero que lo pasen mal. Pero, por otro, espero que no consigan inquilinos ricos y nos dejen comenzar nuestra vida de pareja en su increíble apartamento. Vamos, que estoy hecho un lío, pero esperanzado, porque si al final no sale lo de mi amiga, nos pondremos a buscar algo y eso son ya palabras mayores, sobre todo si acaba con éxito. Sería la gloria. Pussar och krammar!


¿En tu casa o en la mía? Pocas preguntas han llegado a convertirse en clásicos universales del ligue como ésa. Reconozco que hace mucho que no tengo que enfrentarme a ella, pero siempre supe mi respuesta cuando me dedicaba al picoteo y no creo que variara si, para mi desgracia, el rubio me deja por alguien más rico y guapo y vuelvo a la soltería: en la suya.

No es que me avergüence de mi siempre desordenado dormitorio o de la firmeza de mi cama, pero me gusta ser práctico. De cama ajena te puedes ir cuando te plazca. Que la cosa no ha sido como para lanzar fuegos artificiales o que oteas peligro de enamoramiento ajeno en el horizonte, sales de allí tranquilamente, que lo de quedarse a desayunar está sobrevalorado. Que te mola, estás muy a gusto y tienes curiosidad por saber cómo será el polvo de recién amanecido, lo más seguro es que sea recíproco, así que te quedas y ya. El que controla, por lo normal, es el invitado, porque lo políticamente correcto ha agarrotado muchas cosas, y una de ellas es que el anfitrión 'invite' a marcharse de su casa al ligue de esa noche (algunos lo intentan con indirectas contínuas, pero no suele funcionar).

Yo soy de los que prefieren dormir con mucho espacio sólo para mí, sin achuchones ni abrazos ni nada que perturbe mis deseos de absoluta quietud. Para mi desgracia, el rubio no comparte este punto de vista, así que llegar a un acuerdo sobre términos medios es bastante complicado. ¿Tan difícil es entender que se puede querer muchísimo a una persona sin necesidad de estar todo el día entrelazados? En su última canción, Alcazar promete el paraíso si te quedas a pasar la noche... que no cuenten conmigo. Pussar och krammar!


Seguro que el bueno de Miguel Ángel hubiera preferido pintar los glúteos de este muchacho antes que pasarse años en la Capilla Sixtina con el pincel. La sala del Vaticano será una obra maestra, pero no tiene la merendabilidad de unas carnes prietas y un trasero hermoso. Hoy micropost. Pussar och krammar!

Hoy no iba a escribir nada porque estoy a punto de irme a una entrevista que me llevará dos horas mínimo, y después salgo pitando para el aeropuerto, pero me niego a no dejar constancia de la merendabilidad de algunos aficionados del Athletic y, sobre todo, de cómo se alteran sus hormonas por una victoria en Semifinales de Copa del Rey.

Si es verdad que en Bilbao sólo se moja cuando gana el equipo, no me extraña la actitud del muchacho (que si no folla, es porque no quiere, que yo le veo bastante atractivo). ¿No son ya 24 años de sequía? Pussar och krammar!

Mañana vuelvo a coger la maleta, pero esta vez con un compañero de lujo: el rubio. Nos marchamos a Munich, una ciudad que ha sido una espinita desde hace muchos años, porque llevo desde pequeño con ganas de ir y no ha habido manera. Por una razón u otra, siempre lo dejaba para otra ocasión... y así hubiera seguido si no fuera porque mi chico decidió regalarme un fin de semana en la capital bávara por mi cumpleaños. ¡Así da gusto!

Alemania es un país que me fascina. Berlín me enamoró (¡menuda concentración de guapos por metro cuadrado!), Frankfurt es un símbolo, Stuttgart es sinónimo de buena vida, Colonia de desamor, Düsseldorf de diseño industrial... Y aún tengo pendiente Dresde, Bremen, Leipzig y Hannover. Vamos, que no descarto una ruta por el país si al final no podemos permitirnos un superviaje en verano.

Si me hubieran preguntado hace unos años qué quería ver en Munich, hubiera constestado, sin duda, el centro histórico, la catedral con sus cúpulas, el Ayuntamiento, los restaurantes del OktoberFest... pero, desde hace unos años, el foco de atención se ha trasladado al Allianz Arena, el estadio más espectacular del mundo. ¡Qué ganas de verlo encendido! Küsse und umarmungen!


Recién estrenamos marzo, aún no ha llegado la primavera y, a nada que sale el sol unas horas y calienta un poco al ambiente, ya hay cientos de madrileños corriendo por sus gafas de sol y bajando la capota de sus coches (estos conductores tienen que tener un club secreto en la Castellana, porque no es normal la cantidad de ellos que vi el otro día). Debe ser que hay mucho ciudadano con las retinas especialmente sensibles, porque no me explico lo de las gafas de sol en invierno. O más bien será chovinismo puro y duro.

Nunca llegaré a entender a la gente que se cree que, por llevar gafas de sol, es más molona. Será por ese macarra que todo el mundo, incluso los pijos de tercera generación, llevan dentro, porque si no, no me lo explico. Yo no soy nada de gafas de sol. En Padua me regalaron unas nuevas, de Carrera, y me gustan... pero no sé si les daré uso. No tengo costumbre de ponérmelas y siempre se me olvidan, salvo si voy de viaje a algún sitio muy soleado como Seychelles, por ejemplo (jejeje y aún así me las puse sólo una vez). Las anteriores eran de Arnette (también un regalo de prensa) y se las ha quedado mi compañero de piso. No creo que las usara más de cinco veces en cuatro años.


¿En serio prefieren ver las cosas como en la columna de la derecha y no con luz natural? Pussar och krammar!

Hoy sigo hablando de carátulas de discos, concretamente de dos. Por un lado, la del nuevo cd de Alcazar, que se llama 'Disco Defenders'. No tengo claro quién debe defender a quién de la música discotequera, porque la portada es de las que te dejan catatónico y, si vas un pelín subido de todo aquello que engancha, puede llegar a ser mortal. Esto sí que es un revival de los años 90 y lo demás, tontería ToniTó, lo que me he podido acordar de ti al verla!).

Luego está la del single 'Up' del grupo The Saturdays. Me encanta. Sí, es super gay y todo lo que queráis, pero me tiene hipnotizado. Creo que ya era hora de que los creativos jugaran con colores con algo de gracia y no garabatear sin más con el Photoshop. No es que sea el colmo de la originalidad, porque este tipo de carátulas las hemos visto en muchos discos (se me viene a la cabeza, por ejemplo, los dos primeros de las Spice Girls), pero tiene algo que me engancha.

Me resultó curioso que también me acordara de un bloggero cuando vi la portada del single de The Saturdays, en este caso de Peibols Beckham. Pero lo mejor fue cuando estoy hablando con Proudstar de la canción y me dice que la conoce precisamente gracias a Peibols.

Por supuesto, que el tema sea una verdadera pasada también interviene en que la carátula del disco me guste mucho. Ha sido el descubrimiento de este fin de semana y creo que el mp3 se lo he pasado ya a media lista de contactos del messenger, de lo mucho que me gusta. Si a vosotros también, os la podéis bajar aquí. Pussar och krammar!


Como yo nunca hago memes, he decidido hacer uno que Ace76 publicó en su blog hace bastante y que recogió de esa herramienta para aburridos que es el Facebook (igual que yo ahora). Se llama 'El juego de las portadas' y se trata de componer la supuesta portada de un disco mediante tres pasos:

1º. Vas a Wikipedia y seleccionas 'random'. Es aquí. El primer artículo que salga será el nombre de tu grupo.
2º. El título del disco serán las últimas cuatro o cinco palabras de la última cita que te figure en esta página.
3º. Por último, vas a Flickr y seleccionas la opción de 'Explorar los últimos siete días'. Es decir, aquí. La tercera imagen, sea la que sea, es la portada del disco.

El resultado final depende del dominio del Photoshop o el Paint de cada uno. En mi caso, el azar quiso que la portada fuera una foto de Times Square (era rectangular y la tuve que cortar para hacerla cuadrada), el nombre del grupo se refiere a uno de los barrios residenciales más caros de Londres (¡si es que me persigue el lujo!) y el título del disco es el final de la siguiente cita: "You don’t need to win every medal to be successful", de Jason Fried, que creo que es un consultor empresarial.

No está mal lo que me ha salido, pero no sé si tiene pinta de disco de schlager, que es lo que me gustaría grabar si fuese cantante y tuviera buena voz. Lo veo más propio de rockeros metidos a baladistas o (¡qué horror!) como un disco de jazz. Definitivamente, no hay que dejar al azar meter las narices. Pussar och krammar!


Maria Haukaas Storeng es una cantante noruega con algunos kilos de más. No está gorda y es bastante atractiva, pero no se ajusta al canon 'esquelético' de muchas cantantes. Ayer, sin embargo, apareció sobre el escenario embutida de tal modo que parecía que le hubieran extirpado en una semana unos diez kilos. ¡Lo que están dispuestas algunas a sufrir por disimular unos kilillos de nada! Su dúo con Anna Sahlene estuvo bastante bien, pero quedaron séptimas.

La que no disimuló nada sus kilos de más fue Sarah Dawn Finer, aunque con la maravillosa voz que gasta, como para fijarse (y mira que ella se empeñó en ello, que salió con unas cortinas mediavales por vestido). Su canción, junto a la de los Star Pilots, fue lo mejor de una noche aburrida (la peor de las cuatro semifinales). Ambas pasaron a la repesca de la semana que viene, donde se sabrán las últimas tres canciones de la final.


Una sosa llamada Agnes y la ópera discotequera de Malena Ernman se clasificaron para la final. La primera es bastante penosa y la segunda no está mal. Fredrik Kempe no puede negar que es el autor, es 100% su estilo, y ya tiene dos canciones en la final. Pussar och krammar!