Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

partida de LoboEl rubio y yo recogimos el guante y ayer nos enfrentamos a Cristina y a Richard en una apasionante partida de Lobo, un juego de mesa francés en el que suerte y estrategia te hacen pasar un rato la mar de entretenido. Lo mejor, sin duda, que cada partida dura menos de media hora, por lo que no se eterniza la cosa como en el Monopoly.

Me llama mucho la atención cómo cada persona reacciona de un modo diferente ante los juegos de azar, con apuesta o sin ella de por medio. Sin llegar al extremo de la ludopatía, no tengo dos conocidos que afronten del mismo modo una partida de lo que sea. A continuación, algunos ejemplos:

El rubio es de los que se pone muy nervioso, incluso he visto cómo le gritaba a una desconocida en plena partida de cartas. No es muy buen perdedor (aunque él lo negará hasta que se muera) y vive el juego como un estadista, intentando crear estrategias y alianzas. Por el bien de su ritmo cardiaco, juega poco.

Mi amiga Sara, en cambio, es de las que no juega para ganar, sino por jugar sin más. El problema es que, como no se esfuerza en ganar, y a veces ni en hacerlo bien, es un aburrimiento jugar con ella. Le das una paliza en cualquier juego y no tienes ni ganas de celebrarlo.

Mi amigo Juanjo es lo más competitivo que he conocido. Aquí no hay medias tintas, aunque no haya ninguna apuesta por en medio (a las que él y su novia son tan aficionados), y es impresionante verle concentrado al máximo, con el mando/cubilete/baraja en la mano, para ganar, cueste lo que cueste. Al menos es un buen perdedor y no se cabrea si no gana.

Elena, la novia de Juanjo, trabaja de crupier, y también juega con mucha concentración, queriendo ganar a su novio a toda cosa. De hecho, creo que le da igual quien gane, mientras no sea Juanjo, con el que pierde los nervios y monta unas tanganas en medio de las partidas que no puedas parar de reírte.

Cristina, por otro lado, es la eterna cascarón de huevo. No se suele enterar de nada y juega sin descifrar la metapartida, la que hay más allá de la que se ve en la mesa. Cuando cree que está a punto de ganar, de inocente, no duda en pregonarlo a los cuatro vientos, sin darse cuenta de que aún quedan tres turnos para que le toque mover ficha y, para entonces, el resto ya le hemos taponado, incluso impedido, la victoria. Y encima, se enfada.

Richard se parece más a Juanjo. Es metódico, calculador y estratega. Sabe exprimir el juego al máximo y, por lo normal, como también le pasa a Juanjo, suele ganar siempre. Le gusta ganar, pero no es mal perdedor (o eso creo, porque no le he visto perder). Lo mejor de su juego, que le encantan los desafíos y enfrentarse a ellos.

Mi abuelo es el eterno jugador cerebral. Campeón de parchís, nos ha enseñado a todos sus nietos a base de gritos cada vez que nos equivocábamos. Es capaz de jugar su partida y la del resto a la vez, aunque sea un parchís de ocho jugadores, lo que saca de quicio a mi abuela, que quiere que deje a los demás jugar a su aire y sin presión. De todos modos, si eres listo, aguantas el chaparrón y le haces caso, que luego el que gana es él y hay que seguir su estela. ¡La de veces que nos habrá desplumado a los nietos! (casi siempre dinero que nos 'prestaba' mi abuela, así que todo quedaba en casa).

Yo juego para ganar, pero me puede el escepticismo. Es decir, si el juego lo domino y sé que tengo posibilidades de éxito, voy a matar, con estrategia, cálculo e interés. En cambio, si soy un manta y no puedo aspirar a un mejor puesto que el penúltimo, el desinterés me puede y, por lo normal, paso de todo. No me tengo por un mal perdedor, pero si sé que no tengo ni la más triste posibilidad de ganar, ¿para qué poner toda la carne en el asador? Pussar och krammar!

23 comentarios

  1. Will  

    Modo Will: Me da miedo jugar con la gente que se enfada tanto si pierde....

  2. Will  

    uy prime!!!

    y aqui!!!

  3. nanyu fonseca  

    hay que jugar para divertirse, y asi se lo transmitire al bebeto.

  4. Nils  

    Will, qué temprano escribiendo por aquí!

    Nanyu, como debe ser, porque jugar para crisparse, no y no.

  5. PasaelMocho  

    Yo hago trampas.

    No puedo evitarlo, hago trampas.

    En el Monopoly, robo dinero a la caja. En otros juegos, muevo fichas de sitio. Y disfruto maliciosamente haciéndolo, pero normalmente me pillan, porque no paro de reírme.

    Ains, ¿qué patología tengo?

  6. Ladonna  

    Tengo que probar ese juego.
    Yo soy de las que juega por jugar, pero me encanta ganar, para qué negarlo.
    Tengo dos juegos nuevos muy divertidos, uno de bucaneros y otro para construir la Alhambra.
    Ta guay.

  7. Di  

    A mi me gusta ganar siempre, aunque no soy demasiado aficionada a los juegos de mesa, a excepeción del parchís y del trivial que me gusta más que a Carrie unos manolos y donde suelo tener bastante mal perder.

    Un beso de lunes.

  8. SemiSueca con frío  

    Hola Nils!

    Yo creo que dependiendo del juego que haya en la mesa y de los participantes con los que se juegue adopto una personalidad u otra. Eso sí, me encanta jugar, así que yo en un casino no tendría límite, por eso me tengo vetada la entrada a mí misma.

    Saludos juguetones! ;)

  9. casta  

    Soy como Di, con bastante mal perder por lo que evito jugar o si juego tomármelo en serio.

  10. Adidas Superstar  

    Hummm.

    Yo creo que soy un estilo Juanjo.

    No me cabreo si no gano, pero juego para ganar, hasta el final...

  11. Thiago  

    jaja, cari, yo con esa peña mejor no jugaba, eh! Creo que mejor te dedicas a la poesía..

    Yo jugaba al parchis mucho con mi abuela, pero desde que se murió me gana siempre...! Yo creo que ahora de fantasma ha desarrollado alguna suerte de telepatía ludofantasmagórica, jaaj

    Bezos.

  12. ace76  

    Yo juego para divertirme, la verdad es que ganar o no es secundario... sobre todo porque hay juegos en los que siempre gano, jijiji

  13. Don Otto Más  

    Yo soy móchez, por lo que dice, pero con discreción... y me enciendo de los nervios, pero no grito ni nada, sólo tengo sanvito en las piernas, jajaja!
    El Lobo, qué gran turrón XD

  14. Ángel  

    Yo debo de haber sido siempre afortunadísimo en amores, porque la suerte, más que sonreírme, se ríe de mí descaradamente y a carcajadas.

    A fuerza de tal y cual he aprendido a ser buen perdedor, pero me cuesta mucho más ganar como es debido.

  15. Arwen  

    Eso es analizar a los amigos y lo de más cuento. De todas formas, hijo, ya que juegas aunque no sepas arriesga y asa carne, que si no, como dices es aburrido.
    Yo no juego apenas a nada. Soy buena perdedora, salvo cuando hacen trampas, y juego para divertirme y ganar, oye. Eso sí, juegos de cartas complicados me superan y paso de aprender porque no me gusta perder neuronas en cosas así. Los juegos o sencillos de dejan de ser juegos...

  16. Nils  

    Mocho, tramposo! quién lo iba a pensar de ti jejeje

    Ladonna, no me veo yo construyendo La Alhambra, la verdad.

    Di, yo también reconozco que soy adicto al Trivial, y al parchís, claro.

    Semisueca, pues ir a un casino es una experiencia interesante. No tanto por jugar, sino por ver cómo es y la sensación de la ruleta.

    Casta,pues hay que intentar no tener mal perder, o al menos perder deportivamente.

    Adidas, como debe ser, a por todas!

    Thiago, me dejas in albis jejeje

    Ace76, ¿en qué juegos? si se puede saber...

    Don Otto, tu también haciendo trampas? tampoco me lo esperaba de ti, en serio.

    Ángel, es que ganar no se puede siempre y tú ya rozarías la perfección.

    Arwen, es que si soy un manta y juego con gente que sabe, me parece absurdo pretender ganar. Y sí, hay que jugar para divertirse, lo primero, y ganar, siempre. Lobo es sencillo, en serio.

  17. Corredero  

    Juegue a lo que juegue con SCH siempre pierdo. Así que he aprendido a no tener mal perder...

  18. Nils  

    Corrdero, ¿siempre, siempre? No me lo puedo creer.

  19. ace76  

    Pues yo aun no he sido derrotado en varios Buzz de la Playstation... En el de deportes sí, jajaja. Al final acaba siendo un poco aburrido, tanto el ganar siempre como el perder siempre.

  20. Manu  

    tenías que haber titulado esto... "son mis amigooooos" me recuerda a la canción de amaral, jeje...

    Me encanta el lobo, es un juego la mar de entretenido!

  21. Meg  

    Mi amigo Yelo: imposible jugar con él, tiene que ganar siempre, lleva tan mal perder que siempre procura ser el que dirige el juego o el master o lo que quiera que sea: si es el parchís, tiene que ser el primero en sacar (porque lo ha propuesto él), si es el risk (del señor de los anillos) controla la instrucciones (y te hace trampas) y si es el trivial, pictionary, tabú o Party&Co. (mezcla de todos), directamente no juega, porque sabe que no va a ganar (le falta "algo" para ese tipo de juegos sin tanta estrategia). Tiene tan mal perder que en una estupendísima partida de risk movió el tablero a propósito y desbarató todo el avance de los contrarios y dejamos de jugar.

    A mi me gusta jugar, si gano mejor, pero si no, intento siempre no perder. Mi juego favorito: el Tabú, mejor con mujeres, sale toda nuestra empatía y no hay quien nos gane. El Party&Co. también me gusta mucho, aunque hace tiempo que no juego.

  22. Nils  

    Ace76, ahí tienes razón, ganar siempre deja de tener su gracia cuando se convierte en SIEMPRE.

    Manu, no sabía que tú tb jugabas. ¿Cuándo echamos una partida?

    Meg, pues con tu amigo Yelo yo no juego, que menudo! Lo malo del Party, para mí, es que es demasiado aparatoso y a veces se agradece la sencillez.

  23. PasaelMocho  

    En mi descargo digo que tengo muy buen perder, no me importa ser derrotado y humillado y que lo de las trampas es superior a mis fuerzas: si hay un billete de 50.000 huérfano en la banca... a por él. Y no tengo la culpa de saber contar tan mal en el parchís o de que a los espíritus del bosque les dé por mover fichas.

    Eso sí, me asusta lo que cuenta Meg, jamás movería un tablero por ir perdiendo.

Publicar un comentario