Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints



Durante las vacaciones de Navidad, aproveché para hacer limpieza en unas cajas de cartón en las que guardaba muchos papeles y documentos de los años de colegio, del instituto y de la Universidad. Aparecieron mis notas, exámenes corregidos, algunos trabajos de clase y, sobre todo, un montón de cartas de cuando 'emigré' a Pamplona. Había muchísimas, no imaginaba que serían tantas, y algunas de gente que ni me acordaba de que me hubieran escrito.

No sólo estaban guardadas las que me enviaban mis amigos de Jerez, también las que, durante el verano, recibía de los compañeros de Facultad. Había de gente que, ya durante los años de Universidad, resultaron ser unos verdaderos impresentables (por decir algo fino). Esas fueron directamente a la basura. También encontré las de dos personas a quienes consideraba mis mejores amigos durante esos años, y el bajón fue inevitable.

Ninguno de los dos sigue hoy en mi vida. Ninguna se despidió o hubo un motivo de ruptura por el que la amistad se fuera a tomar por culo. Se fueron, y punto. Una, simplemente, volvió a Canarias y nunca dio más señales de vida ni permitió que se la localizara. El otro, aunque pasamos juntos nuestro primer verano como licenciados en Madrid, decidió de la noche a la mañana que mi amistad no le interesaba y punto. Me lo dijo cuando regresé a la capital después de mi experiencia en Telecinco. De hecho, yo, para aquel entonces, ya había hilado mucho con respecto a su actitud conmigo y, poco después de que cada uno tomara su camino, llegué a la conclusión de que fue bastante hipócrita conmigo durante todos esos años.

No me apena que estén fuera de mi vida, porque no quiero gente así a mi lado. Creo que doy una buena amistad, que me entrego mucho y que, aunque el contacto sea mínimo, siempre tengo una sonrisa, un detalle, una llamada, un mail o lo que sea para aquellos a los que quiero; pero me cuesta mucho admitir que todos esos años no fueron más que una farsa. Con la chica canaria sé que no, pero que escapara de aquel modo te deja que no sabes ni qué pensar. Con respecto al chico, me desgarró mucho releer las cartas y que sus despedidas siempre tuvieran algo del tipo “amigos para siempre” o “te echo de menos”.

Seguro que yo no fui un amigo perfecto. Tengo mis fallos y sé cómo era durante esos años (gracias a trabajar en conocerme, hoy no cometo esos errores). Estoy convencido de que la cagué, y muchas veces, pero fueron cuatro años en los que el plato de la balanza de los buenos momentos, de grandes e inolvidables momentos, se llenó bastante más que la de los malos. Juntos pasamos por una infinidad de cosas y no puedo (y no quiero), tirarlos a la basura. Por eso conservé las cartas de los dos, porque sé que, por mi parte, todo lo que hubo fue real.

Afortunadamente, no vivo en la misma ciudad que ellos, por lo que no me los puedo encontrar. Cuando vuelva a Madrid, pasará lo mismo, pues una, por lo que sé, sigue en Canarias y el otro está en California trabajando. Sólo imaginar que me los pueda cruzar me pone frenético, como si tuviera un ataque fuerte de ansiedad. Sé que se debe a que no han cicratizado las heridas, que aún me duelen (afortunadamente, no como el primer día), porque soy de los que necesita cerrar las historias cuando llegan a su fin y con ellos nunca se podrá (tampoco tendría sentido hacerlo ahora), pero con respecto a mi pasado creo que soy un mar de contradicciones y ya hace mucho que aprendí a vivir bien con ese lastre.

Es gracioso, hoy por hoy no hablo con nadie de nada que ocurriera durante mi periodo de estudiante. Paso, no tengo ganas de entrar en detalles. Son historias largas, que no tienen sentido y que hasta me avergüenzan al comprobar lo tonto e inocente que era. De hecho, hasta me sorprende que esté escribiendo esto, al igual que el post de hace algún tiempo en el que hablé del colegio. Supongo que lo hago por mí, para tratar de ordenar un poco mi cabeza.

No es que me haya vuelto un cínico o un tipo duro. Simplemente he decidido pasar página. La gente que me queda de la época universitaria, son pocos pero están ahí como si aún nos viéramos a diario en clase, sabe bien de quiénes hablo y todo lo que pasó. Cuando estamos juntos, tenemos otras cosas más importantes que remover el pasado. Con la gente que he conocido después no tiene sentido compartir con detalles todo eso, es muy complejo y creo que se trata de vivir el presente y mirara al futuro. Del pasado se aprende, no se vive. Cuanto menos se chapotee en la mierda, mejor, y no es por filosofar, es que es así. El problema es cuando te llega su tufillo y te recuerda que sigue ahí, escondida, y que no hay lavanda en el mundo que la quite si uno no quiere hacerlo de verdad. Pussar och krammar!

27 comentarios

  1. Proudstar  

    En Huelva York yo también tengo una caja de cartón en la que guardo mogollón de cartas de amigos. A lo largo de mi vida, he vivido en varias ciudades, sobre todo a causa del trabajo de mi padre, así que, hace años, antes de la Era Digital, dedicaba horas y horas a escribir a mis amigos.

    Es muy curioso releerlas, ¿verdad? Es como si hubieras vivido otra vida. Yo al menos lo veo todo súper lejano. Es triste, pero yo incluso me he encontrado cartas de gente que ya casi no recordaba.

    Por h o por b, al final, en la mayoría de los casos, terminas perdiendo el contacto, es inevitable.

    De todas formas, el hecho de que la amistad con estos dos chicos acabase mal, no significa que todo haya sido una mentira desde el principio, ¿no crees? A veces, actuamos mal y hacemos daño a otros. Tú recuerda con cariño los años de amistad que has compartido con ellos. Quédate con lo bueno.

    Me ha gustado mucho este post.

  2. Di  

    Lo de los amigos que quedan por el camino es algo que nos pasa a todos. Yo practicamente no me hablo con nadie de los que eran mis mejores amigos del colegio y el instituto, sin embargo mantengo la relación con mi grupo de la universidad y con algún compañero he pasado de ser un mero conocido a ser amigos inseparables.

    Y eso de que no te los puedes encontrar, que no te pase como a mi que la penultima vez que estuve en Madrid me encuentro a un ex-gayboyfriend en un local hetero de marcha. Fue como de película, nos cruzamos y nos giramos los dos a la vez por la sorpresa de vernos allí, mientras mi maripandi lercheando como locas. Es que lo mío es un no para cuando me pongo a encadenar casualidades.

    Un beso.

  3. goldengate(d)  

    bueno, aprendiste de esas antiguas relaciones, qué podías dar tu, qué no querías recibir, y tambien lo aleatorio y caduco que es todo a veces, lo mucho que jode que las cosas se acaben porqué sí pero que tambien estamos expuestos a ello des de el mismo momento en que iniciamos una relación con alguien. a mi tambien me ha pasado lo mismo y he experimentado eso que dices que sería lo peor, encontrármelos al cabo de un tiempo en al misma ciudad dodne vivo, en un caso fue violento porqué nos saludamos y nos hicimos las minimas preguntas de cortesía. en otro caso, pasamos de largo, rozándonos el codo.

  4. Ángel  

    Bien por ti. No tirar las cartas significa no renegar de un pasado del que no creo que haya por qué renegar. Existió y lo aprovechaste mientras duró.

    Y quién sabe, a lo mejor también significa que crees en la posibilidad de que la gente cambie.

    Porque la gente cambia, te lo digo yo.

  5. Nils  

    Proudstar, la verdad es que no reelí casi ninguna. Allí había como para dos días sin parar!, salvo la de éstos dos, que leí alguna. Y sí, soy de los que se quedan con lo bueno.

    Di, espero que no me pase a mí y no me los encuentre nunca más ever in my life.

    Goldengate, no sé qué es peor si hacerse los correctos o ignorarse. las dos me dan miedo. ya te digo que yo prefiero nunca más verlos.

    Ángel, es que se trata de aprovechar las cosas buenas. Serían mentiras, pero yo en su día me las creí y me encantó leer esas cartas. Yo no creo que la gente cambie su forma de ser, en todo caso experimenta diferentes fases en sus relaciones con cada uno, pero poco más.

  6. Don Otto Más  

    Jolín, que ánimos tan raros tiene este domingo...
    Bueno, yo también tengo de esos alguno, pero un día decidí aplicarme un tratamiento innovador mediante el cual un neurocirujano te extirpa las neuronas que contienen ciertos recuerdos... Lo malo es que te lo dan, de recuerdo, en un tubito de ensayo, y cada vez que lo ves se iluminan las neuronas ahí dentro y ciertas imágenes aparecen de forma fantasmagórica por la mente... Anyway, que tú y yo vamos a ir Canarias a partir la moral a esas dos zorras (yo tengo una ahí también...) XD
    Besis...
    Por cierto, cuándo ibas tú a NY?

  7. Gwathadan  

    Gracias por compartir esta entrada con nosotros. Sé lo difícil que es airear lo pensamientos íntimos, incluso en blog. ¡Un fuerte abrazo!

    Piensa que fueron ellos los que se alejaron de tí: duele, pero al menos tienes la conciencia tranquila. Hay un tipo de amistades perdidas que me hace sentir mucha angustia, y son aquellas que simplemente se mueren por el peso de la distancia, la dejadez y la vagancia. Amigos que durante una época fueron toda tu vida y que luego se desvanecen sin más porque ninguno de los dos ha sido capaz de mantener viva la llama. Tengo bastantes de esos "cadáveres" de mi época universitaria y, como tú, me siento mal por ello.

    De nuevo, un abrazo.

  8. Manu  

    Del Pasado se aprende, no se vive. Es genial esa frase, me encanta, la voy a hacer mía.

    Hay que hacer limpieza de gente que no merezca la pena y cuidar mucho a los que están ahí, eso está claro.

    Lo que no estoy muy de acuerdo es con Proudstar. Y es que yo soy incapaz de quedarme con lo bueno. Cuando tengo que limpiar a alguien de mi cabeza, lo hago con todo. Lo bueno queda emborronado y los borrones es mejor limpiarlos. Al menos yo así lo hago. Posiblemente esté equivocado.

    En fin, nen, que les den.

  9. Nils  

    Don Otto, justo la de Canarias es la que menos dolor me provoca jeje si hay que partir piernas, en California, please. Y yo a NYC, si voy, en mayo.

    Gwathadan, entonces nos entendemos, aunque ojalá se hubieran muerto por dejadez o vagancia. Cada uno de ellos clavó el puñal letal, no fue algo moribundo.

    Manu, te la presto cuando quieras jejeje Y yo soy más de Proudstar, no creo en las tábulas rasas, prefiero quedarme con lo bueno, porque fue bueno para mí, pero sin olvidar el resto, claro.

  10. Ginger  

    De todo se aprende. Pero por favor, no seas muy severo con la chica de Canarias, porque yo soy un poco como ella, siempre se me olvidan los cumpleaños, mandar mails, mensajes, toques... soy un desastre!

    ¡qué verüenza!

  11. Nils  

    Ginger, me temo que no me he explicado bien. EL problema de la chica no es que se olvide de las cosas o que sea una dejada. Es una persona que decidió, de manera real, no dar más señales de vida a nadie (no sólo a mí, a nadie de nadie) de la gente de la Universidad, independientemente de que fueran sus mejores amigos (era mi caso) o simples conocidos. Y en eso no te pareces, que tú posteas poco pero vuelves ; )

  12. Arwen  

    Hice dos limpiezas de esas dos veranos seguidos, una vez antes de irme a Asturias y otra el verano que pasé aquí. Y siempre encontramos algunos recuerdos que nos hacen pensar en eso, en hipocresías de los demás...
    Durante la preparación de mis oposiciones perdí a dos amigas, una porque me demostró que siempre había pensado en ella nada más (cosa que veían mi familia y mi novio y yo no, hasta ese momento) y otra por tontos malentendidos.
    Pero no creo que los momentos vividos con ellas fueran falsos o pérdida de tiempo, aprendí y crecí y disfrutó en ellos, así que...
    Un beso muy fuerte y que el lastre se vaya soltando...

  13. Nils  

    Arwen, me queda poquito lastre, la verdad, a fin de cuentas hace ya muchos años de todo eso, pero no sé si estoydispuesto a dejar marchar ese poquito que me queda, porque no quiero olvidarme de todo eso, ni de lo bueno, ni de lo malo.

  14. Arwen  

    Más que a olvidar me refería a que el lastre pesa, y ese tipo de amistades no deben pesar, deben recordarse como lo que fueron, simplemente, sin que aten, sin que tiren hacia atrás en esos momentos que todos tenemos... Porque, además, considero imposible olvidar a las personas que significaron algo para nosotros, al menos yo nunca lo he conseguido.

  15. Diego B  

    Todos tenemos historias así, de gente que va y viene.

    Yo quizá ahí peco de práctico (o no), pero sólo me importan los que quedan, no los que se van. Y, oye, funciona.

  16. Nils  

    Arwen, entonces creo que pensamos lo mismo, del pasado no se vive.

    Diego, a mí la gente que ya no está no me importa, pero no puedo lograr que me sean del todo indiferentes, aunque creo que tampoco quiero llegar a ese punto.

  17. Churru  

    Me pasó algo parecido a tu amiga de Canarias con un amigo, somos varios los que no hemos sabido nada más de él y aún hoy nos preguntamos si le pasaría algo pero como no ha dejado manera de poder preguntarle pues... duele pero hay que aprender a valorar a las personas que de verdad te demuestran que están a tu lado. Y seguir adelante. Esto es un viaje.

  18. Nils  

    Pues sí, Churru, y menudo viaje! Ahora las cosas son algo diferentes, es decir, todos tenemos móvil y mail y messenger y demás, pero a finales de los 90 pocos tenían móvil (yo me compré el mío en 2000) e Internet en casa. En fin, que más vale dejar bajar del tren a los que no quieran seguir el viaje contigo y au.

  19. JL  

    Qué post tan bonito!.

    La verdad es que la gente que hemos vivido fuera durante un tiempo, al final te acabas dando cuenta de las verdaderas amistades con el paso de los años.
    Las hay que pase lo que pase, cuando te encuentras parece que no ha pasado el tiempo; y hay otras que no hay manera de salvarlas.

    Te entiendo, un besote.

  20. Mugalari  

    Es duro darte cuenta de que algunas personas a las que has dedicado mucho tiempo, en las que has confiado, a las que has considerado almas gemelas, de pronto y por cualquier tontería (o sin ella) te dan la espalda. Te hace replantearte muchas cosas, pero yo siempre me quedo con lo positivo, con los buenos momentos vividos, pensando que no fue una pérdida. El tiempo a veces nos une, y otras nos separa. No es más que eso.

  21. Anαβ  

    A veces es difícil mantener a algunas personas durante distintos periodos de tu vida. Porque tú cambias, porque cambias de ciudad, porque ellos cambian,... por eso hay que agarrar bien fuerte a todos los que te respetan en diferentes situaciones.
    ¿fácil?, ahora tenemos que hacerlo.

  22. Luis  

    Soy un desastre guardando recuerdos... a menudo es una gran ventaja. Arriba Nils!

  23. Nils  

    JL, otro beso! Y sí, inexplicablemente, amistades por las que no dabas un duro, se mantienen y crecen. Y las otras...

    Mugalari, estoy contigo, pero no creo que el tiempo una algo que se ha separado antes.

    Alfabeta, muy complicado, pero no imposible.

    Luis, pues no te digo yo que no jajajaj pero prefiero guardarlos, es lo mejor para recordar lo que has vivido.

  24. The Bride  

    Uff, qué recuerdos, querido! Dios mío, creánme, no merecían la pena ninguno de los dos citados. Maldita Karina y su cualquier tiempo pasado fue mejor, ¿quién coño escribió esa estupidez? Lo mejor siempre está por venir y estos dos personajes forman parte de un vodevil que nos entretuvo durante algunos años. Hoy quedamos algunos pocos afortunados de aquella época que siguen teniéndote como amigo. Besos mil.

  25. Nils  

    Leerte me ha hecho pensar que sólo los que fuimos auténticos desde un primer momento, y que teníamos una forma de ser real y no una pose, seguimos siendo amigos. tan pocos... Un besote, guapa!

  26. Meg  

    Hay un dicho que dice "Dios los cría y ellos se juntan"... Lo digo porque somos varios los que tenemos cartas guardadas en cajas de cartón y nos hemos venido a encontrar todos en este post.

    Yo hice la limpieza hace dos años. Al igual que tú, guardaba cartas de gente que fueron importantes y se fueron, algunas diluyendo con el paso del tiempo, otras de repente y sin saber el motivo.

    Lo malo es que yo sí vivo en la misma ciudad que tres de esas personas, que comparto amistades comunes con dos de ellas y en el año 2007 compartí dos bodas con ellos (afortunadamente, las respectivas novias tuvieron a bien no juntarnos). Los amigos en común hoy en día me preguntan qué pasó entonces y yo les digo que aún estoy esperando encontrar el motivo.

    El tiempo me ha demostrado que no valía la pena su amistad, pero claro, el tiempo a veces tarda en llegar y mientras tanto, como bien dices, hay heridas que no han cicatrizado del todo y mierdas que aún huelen.

  27. Nils  

    Meg, no envidio que vivas en la misma ciudad, ni que tengais amigos comunes. Afortunadamente, no tengo lazos de unión con ninguno. Es mejor que no sigas esperando encontrar el motivo, sino que pases y punto. Eso sí, el tiempo tarda mucho, como dices.

Publicar un comentario