Archives

Hvad er klokken?

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

Jake Gyllenhaal también lleva barba

Mi nuevo director general ha leído en alguna revista que la barba vuelve a estar de moda, así que ha decidido que debemos hacer un superreportaje sobre el tema cuanto antes, no vaya a cambiar la tendencia de repente y se nos afeiten todos los barbudos a la vez. Como soy el único redactor con cromosomas XY en mi revista, me ha tocado a mí escribir el dichoso temita (según mi redactora jefe, "el público masculino no admite que una mujer le hable de afeitado"), y encima quieren que vaya a todo trapo. ¡Cuatro páginas, nada más y nada menos, de barbas!

Sebastian Chebal es el barbudo número 1Para mostrar mi más sincero desacuerdo con el encargo, lo primero que he hecho ha sido afeitarme la barba de dos días y medio que llevaba. Al mismo tiempo, me planteé un hara-kiri con la cuchilla con la que me rasuraba, que a ver con qué demonios lleno tantas páginas con un tema que no da ni para tres párrafos, al mismo tiempo que sigo con mis secciones habituales y preparo dos números especiales para Navidad (justo los que salen después del de la barba y en los que tengo que escribir y preparar unas 25 páginas). Es decir, que se han propuesto que me mate a trabajar para ver cuánto aguanta un redactoris hispánicus y no me he dado cuenta hasta ahora. ¡Soy un experimento sociológico!

Ryan Gosling también con barbaAunque no me he podido poner aún de lleno con el tema, lo poco que he investigado me ha llamado la atención. Hay muchas curiosidades relacionadas con la barba e incluso países en los que está prohibido lucirla. Además, hay unas maquinillas eléctricas de afeitado que parecen naves espaciales en miniatura y que voy a probar esta semana para luego contar qué tal. ¿Sabéis que hay un jabón de afeitar en mousse hecho con coco y que sólo se vende en una tienda pequeña del centro de Londres? ¿Sabeis quién tiene un bote y lo va a usar en breve? Una pista... ¡YO!

Sé que al final será un tema muy interesante de escribir, pero me niego a no usar mi derecho a la queja porque, si me va a entretener, es porque soy periodista por vocación. Me encanta mi trabajo, poder informar al mismo tiempo que aprendo de gente brillante y tengo experiencias que nunca tendría si no me dedicara a esto, pero se están pasando de castaño oscuro. ¡Y yo no tengo puentes! Pussar och krammar!

Un beso en Heathrow

Mi película favorita es 'Love Actually'. Fui a verla en versión original, hace ya casi cuatro años, y salí de la sala enamorado de sus personajes, de sus historias y de todo ese cúmulo de sentimientos enfrentados, de esas muchas realidades que no te son tan ajenas. No recuerdo cuántas copias habré regalado ya, ni la de veces que habré descargado fotos, canciones, vídeos, el guión...

Me llama mucho la atención el comienzo, en el que una voz en off diserta sobre el amor que flota en la Terminal de llegadas de Heathrow. Y me gusta porque mi vida sentimental, especialmente desde que conozco al rubio, gira muchas veces entorno a los aeropuertos, y me encanta que haya paralelismos entre la película y mi vida. Y es que, por amor...

...no maté al rubio cuando se presentó sin pasaporte ni ningún documento acreditativo en los mostradores de nuestro vuelo a Bruselas, porque dio por hecho que el resguardo de la renovación le valía para embarcar. (Tuvo que renovar urgente el pasaporte y coger el siguiente vuelo, sin mí).

...memoricé el aeropuerto de Bruselas para poder indicarle cómo hacer para coger un tren y llegar al hotel en un sms.

...me hice los 400 metros lisos en 10 segundos en Gatwick, ya que había cogido el último Express para arañar algunos minutos con el rubio en una cafetería de Victoria Station y no llegaba al embarque.

...casi me mato en una de las cintas mecánicas del aeropuerto cuando el rubio se presentó por sorpresa desde Londres el día que yo regresaba de un viaje a Oslo (me llama al móvil y me dice: "date la vuelta").

...me pasé cuatro horas esperando en una Terminal en obras y sin tiendas que el rubio llegara de Malta hace algo menos de un mes.

...me convertí en un moro de los que embarcan en Algeciras para llevarle al rubio toda su ropa de invierno a Londres, mientras yo metía una triste muda en una mochila.

...me harté de llorar más de una decena de veces mientras el avión arrancaba, el metro me dejaba en casa, se metía en el control de embarque, el tren dejaba Victoria... y sólo una vez me pilló.

Los paralelismos no se quedan en el aeropuerto. El rubio ha hecho que viva en primera persona otras muchas escenas de la película. Pero eso será en otro post, que ahora tengo que darle un achuchón de esos que estrujan, que para eso me hace sentir siempre tan especial. Pussar och krammar!




Whenever I get gloomy with the state of the world, I think about the arrivals gate at Heathrow Airport. General opinion's starting to make out that we live in a world of hatred and greed, but I don't see that. It seems to me that love is everywhere. Often it's not particularly dignified or newsworthy, but it's always there - fathers and sons, mothers and daughters, husbands and wives, boyfriends, girlfriends, old friends. When the planes hit the Twin Towers, as far as I know none of the phone calls from the people on board were messages of hate or revenge - they were all messages of love. If you look for it, I've got a sneaking suspision love actually is all around.

lo que falta en Irán: coche + culos

En Irán, si quieres ser khafan (molar mazo que te cagas), tienes que 'perrear' en persa la canción Gasolina (la de Daddy Yankee) y bailarla como si de un ataque epiléptico se tratara, con movimientos de brazos al más puro estilo Harlem.

Yo de
reggaeton no es que entienda mucho, pero me suena que es esencial que, al cantarlo, haya una tía buenorra medio desnuda y con culo grande restregándose contra tu pierna o entrepierna. Al mismo tiempo, tienes que hacer como que te empalmas sin querer por su presencia y magrearlas como si fueran de tu propiedad, junto al supercochazo deportivo que ponen siempre en sus vídeoclips.

Me temo que cumplir con este requisito va a ser un problema, porque a ver de dónde sacan chicas dispuestas a enseñar cacha y culo mientras un grupo de salidos, que no han visto nunca lo que se esconde bajo la túnica, le ponen las zarpas encima. Pero como es un pueblo de soluciones rápidas, han decidido que nada de tías, que el reggaeton iraní se hace sólo con machotes y que, como allí no hay homosexuales, pues que se pueden toquetear todo lo que quieran en el vídeo entre ellos, que no hay segundas intenciones. Éste es el resultado:





Pussar och krammar!

Ayer viernes quedé a comer con un amigo que se definió como "socialmente extremo". Después de reírnos durante un buen rato e invitarme a una fiesta que consiste en destrozar un piso (se ve que los inquilinos han tenido problemas con el casero y se largan el lunes sin fianza...), me puse a pensar en cómo soy yo socialmente… y llegué a la conclusión de que, en ese ámbito, se me pasó el arroz.

Salvo alguna comida/cena/café a horas bastante normales y diurnas como la de ayer, el poco tiempo libre que tengo está dedicado al rubio, que para eso es quien me hace más feliz, o a palparme las constantes vitales en el sofá para comprobar que, una vez más, el trabajo no ha podido matarme del todo... Tuve tiempos mejores, pero tampoco los echo de menos. No sé si fueron tan buenos gracias a los ligues que uno tenía en la agenda o porque de joven se hace mucha vida social y de mayor toca sofá con mantita y una buena taza de chocolate caliente preparada por tu rubio favorito.

El problema es que estás reflexiones ocurrieron un día en el que no sólo quedé a comer, sino también a cenar, vamos que me contradigo que da gusto. Ha venido Jioni (ni idea de cómo se escribe realmente), un amigo coreano del rubio bastante majo, y nos hemos ido de cena con la gente de su laboratorio, que son muy simpáticos. Nos hemos reído mucho y lo hemos pasado genial.

La traca final vino cuando les acompañé a casa del rubio, que es donde está quedándose a dormir Jioni, y le puse el famoso vídeo de las chinas locas (realmente son coreanas). ¡Lo que ha podido flipar! Resulta que el programa del vídeo era uno donde la gente salía haciendo karaokes en Corea y que los cantantes de verdad puntuaban las actuaciones. Las dos chicas de las coletas no son nada famosas allá, y no se creía que en España hubiera tanta gente que les siguiera la pista (en Dinamarca ni Cristo sabía nada del tema). Seguro que se habrá pensado que sobre la piel de toro somos todos unos freakys. Os dejo con el vídeo de las coreanas locas. Pussar och krammar!



He llegado a la conclusión de que uno de los grandes misterios actuales es saber por qué no me he hecho fan del Liverpool esta temporada hasta hace unos días. Es el equipo más laureado de la Premier League (con 5 Copas de Europa y 18 títulos de liga) y fichó hace algunos años a un entrenador que me cae bastante bien y que les ha llevado a grandes triunfos, Rafa Benítez. Además, tiene un himno llamado You'll Never Walk Alone que te pone los pelos de punta si lo escuchas en directo en Anfield Road, su estadio, y un trío de jugadores que están para mojar pan y que me temo que van a obligarme a que me siente frente al televisor algún que otro sábado para verlos en acción, con la esperanza de que, en algún momento, se les caiga la indumentaria a los pies, ropa interior incluída, claro.

STEVEN GERRARD

STEVEN GERRARD

Es el capitán y el que lleva el peso del equipo. Inglés de 27 años, ganó la Champions League de 2005 en una final en la que, con un gol suyo, el equipó remontó un marcador adverso para igualarlo a tres, y forzar prórroga y penalties. Es internacional con la selección inglesa y fue elegido el mejor jugador de la liga el año pasado.


FABIO AURELIOFABIO AURELIO

Apuesta personal de Rafa Benítez y me atrevería a decir que mía también, que está como un tren. Brasileño de 28 años, es más conocido como Fábo Aurélio y juega de lateral izquierdo. Antes del Liverpool, jugó en el Valencia (allí le entrenó Benítez y ganó dos ligas) y en el São Paulo. Mide sólo 3 cm. más que yo, así que me vale.


XABI ALONSO
XABI ALONSO

Desde que me enteré que mi amigo Santi es de su cuadrilla, le veo con otros ojos (por cierto, que Santi también está como un queso, lo que confirma aquello de que los guapos tienden a agruparse). Como el pobre, hasta llegar al Liverpool, sólo jugó en la Real Sociedad y en la selección española, todos sus títulos están conseguidos en Inglaterra. Los seguidores del Liverpool lo eligieron como la mejor incorporación de la temporada 2004-2005.



Si por mí fuera, ninguno de los tres caminaría nunca sólo por la vida. Aquí en Copenhague tienen a un amigo y mucho más si se tercia. Con la de amor que yo tengo aún que repartir en esta vida... Y si se quieren venir los tres a la vez a buscar consuelo y apoyo, sin problema, que en mi casa cabemos todos seguro (sin ropa, claro). Pussar och krammar!


Uno de mis libros favoritos se llama Sushi para principiantes. Es el primero de Marian Keyes que llegó a mis manos (una escritora irlandesa especializada en comedias de enredo) y cuenta la historia de la editora de una revista de jardinería y ganchillo irlandesa, a la que fichan para una nueva revista femenina, una especie de Vogue Eire, del que pasa a ser la redactora jefe. La directora, una tipa de Londres que pensaba que la ascedían a Nueva York y no a Dublín, le enseña muchos trucos de periodismo de moda y belleza, la gran mayoría calcos de la realidad. De hecho, cuando salió el libro, dio la casualidad que en casi todas las presentaciones de moda ponían sushi para que la prensa picara algo, por lo que venía ni que pintado (afortunadamente, pasaron a menús más variados).

En Japón no hace falta leerse ningún libro para iniciar a los niños en el noble arte de comer sushi con estilo. De hecho, se les prepara la mente desde su más tierna infancia con las Bento, unas fiambreras con comida tradicional. Suelen comprarse en tiendas abiertas las 24 horas y vienen con diversos compartimentos para cada alimento. La colocación de la comida en los Bentos se puede convertir en un auténtico arte y hay gente que se lo toma muy en serio. No en vano, la educación lo es todo en nuestra sociedad. A ver qué niño se resiste a comer verdura si te viene en forma de mando de la PS2, de Totoro o de pantalla de ordenador.




Mucha gente en Japón, e incluso más allá de sus fronteras, ha hecho de los Bento su bandera, aunque yo prefiero seguir con la mía, que porque en la distancia no se pueda degustar las mismas veces, no deja de ser querido y cercano. Eso sí que son colores de unidad y no la guerra de banderas que se traen ahora los de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de San Sebastián (Nanyu, en menudos berenjenales se meten tus concejales). Y no se trata ni de la gay, ni de la republicana, ni de la constitucional ni, mucho menos, la del aguilucho. ¿Todos sabéis a qué bandera me refiero no? ¡La de Jabugo! Pussar och krammar!


*Maggie, como ves, tus deseos son órdenes en este blog.

Concursantes listos y guapos

Cada domingo desde hace unas semanas, la cadena de televisión VH1 emite para sus espectadores americanos un programa que ha significado un antes y un después en la televisión. Un experimento sociológico que intenta superar tabúes y prejuicios con respecto a una especie animal a la que no todo el mundo le sabe dedicar la atención que se merecen: los modelos de pasarela y fotografía. El desafío a la Ciencia está servido.

Como si de un Gran Hermano se tratara, la cadena trata de buscar al
Modelo Más Listo de América (America's Most Smartest Model). A diferencia del programa que presentó Jesús Vázquez de tontos guapos contra listos feos en Tele5, llamado 'Nadie es perfecto', aquí todos son guapos y no hay ni un solo cenutrio a la redonda. Saben de Física, de Ciencias Naturales, de Matemáticas, de Filosofía... y al mismo tiempo de cómo conseguir abdominales de acero, técnicas de estilismo, cómo depilarse el pecho e incluso las mejores posturas para enseñar paquete sin mostrarlo. Vamos, que son todos un primor.

Logan, Brett y André

Las nominaciones están supercomplicadas porque, a ver, qué da más puntos: ¿saber explicar de forma resumida el pensamiento de Kierkegaard, conocer la teoría clásica del electromagnetismo y sus fallos o saber de carrerilla los secretos de la termodinámica nuclear? Y eso sin contar con la presión que supone estar todo el tiempo preparado para un posado, que para eso se pasan el día medio en bolas. Yo aún no tengo a mi favorito. Estoy entre André, el ruso rubito con el pelo rapado, y Logan, el moreno con cara de malote. Lo que no entiendo es que no admitieran a Miss Carolina del Sur, con la mente tan privilegiada que se gasta la chiquilla... Pussar och krammar!

Antonio astronauta

Hace ya tanto tiempo que parece que ocurrió en otra vida, pero sí, Antonio Lobato fue mi jefe durante cuatro meses. No fueron muchos, pero hay que tener en cuenta que mi vida laboral en Informativos Telecinco fue bastante corta (no superé el semestre). Y tampoco es que fuera mi jefe directo, pero como en la delegación en la que yo trabajé, la de Sevilla, nadie quería hacer Deportes, pues me tocaba siempre a mí, por ser el último en llegar, y terminaba hablando bastante con él y con Jesús, su mano derecha, cada vez que tenía que chuparme un entrenamiento del Betis (¿entendéis ahora mi fijación por Joaquín?) o cubriendo cualquier cosa que se les ocurriera.

En Sevilla. Nils Olgersson. Informativos Telecinco.No le recuerdo tan gritón e histérico como se pone ahora en las retransmisiones de Fórmula 1 (como aquí no las veo, me fío de lo que me cuentan y lo que he oído en Youtube), pero sí igual de flipao. Una vez me tuve que ir a una cárcel de Sevilla porque el presidente del Betis, Manuel Ruíz de Lopera, iba a aparecer por allí disfrazado de Rey Melchor para darle regalos del club a los presos. Ahí me tenéis a mí, rodeado de mil presos, con el cámara igual de cagao que yo, entrevistando a Lopera disfrazado y luego a cinco o seis reclusos para que contaran lo contento que estaban con "Don Manué". Desde primera hora de la mañana tenía a Lobato muerto de la risa imaginando una crónica supercachonda (odio siempre que me piden que haga algo "gracioso", sencillamente, no me sale) y todo emocionado pidiéndome que le contara lo que pasaba en la prisión. Ahí llegué a la conclusión de que le faltaba un tornillo, pero que tenía que ser muy feliz así, porque se lo pasaba pipa en la redacción.

No tengo malas palabras para Antonio Lobato y Jesús. Al contrario, me trataron siempre con muchísimo respeto y agradecieron mi trabajo. Además, a mí me cayeron la mar de bien, independientemente de que creo que ahora Antonio se pasa muchísimo retransmitiendo las carreras como si la vida de alguien dependiera del resultado de Fernando Alonso. Y si no, aquí os dejo un ejemplo (el vídeo de Lopera lo tengo en VHS y no puedo pasarlo a digital, sorry). Pussar och krammar!

Kimi es guapo

Kimi me derriteHabrá quien se alegre de la victoria de Kimi porque, al menos, no ha ganado Hamilton ('el negro'). También habrá quienes lo hagan porque no ha ganado Alonso el tercer campeonato consecutivo, que encumbraría su mala hostia a niveles bastante complicados de aplacar (las curas de humildad no vienen mal a nadie, pero me temo que a éste no le bajan los humos ni a hostias). Incluso no faltarán los que se congratulen porque no han ganado ninguno de los dos de McLaren, con esa actitud tan infantil que han demostrado durante todo el campeonato. Sin embargo, yo me alegro directamente por Räikkönen. Llevo años queriendo que llegue este momento, porque el tío se lo merece. Incluso cuando Alonso se llevó el primer campeonato del mundo, me dio pena por el finlandés, que se lo merecía, en mi opinión, mucho más. De hecho, lo perdió por la continua mala suerte que tuvo, no porque Alonso fuera muy superior.

El de en medio es el campeón

y luego dirán que no sonríeMenos mal que la alegría por la victoria no la empañaron los de la FIA. Seis horas y media después de finalizar el Gran Premio de Brasil, Räikkönen fue confirmado oficialmente como nuevo campeón mundial.La decisión fue tomada tras una investigación sobre una irregularidad en los coches de BMW y Williams vinculada a la temperatura del combustible, que habría hecho peligrar el título. Tres de los cuatro afectados llegaron a la meta antes que Hamilton, que terminó séptimo. Por este motivo, si la FIA hubiera decidido descalificar a Kubica, Heidfeld y Rosberg, el título hubiera pasado a manos de Hamilton, ya que éste hubiera ascendido al cuarto puesto de la clasificación de la carrera (le bastaba un quinto para ser campeón).

Me hubiera encantado estar ayer en Helsinki. Los finlandeses, con esto de que nunca ganan casi nada, enloquecen con cualquier cosa, y la mayoría son muy fanáticos de la Formula 1, desde los tiempos de Mika Hakkinen y Mika Salo. Ellos saben disfrutar bastante bien de la fiesta (mejor que los escandinavos de pro) y seguro que montaron una buena. Yo, desde mi modesto rinconcito laboral, lo celebraré con Anna Eriksson, mi cantante finlandesa favorita, y su soberbio 'Oot voimani mun'. Pussar och krammar!



Menos mal que yo ya me di cuenta hace tiempo que como con mi rubio, con nadie más en la tierra (a excepción de Rafa Martínez, Julian Hans, Tobey Maguire, Ángel Martín, Chris Evans, Matthew MacFadyen, Michalis Hatzigiannis, el del anuncio de Paleet y algunos más que os iré descubriendo poco a poco en éste vuestro blog), porque no tengo ganas de estar dando vueltas en ningún laberinto, que la vida es muy corta y luego llegas tarde a comer. Y eso sí que no, ¡la comida de los domingos es sagrada!

* Le he copiado a Analfabeta el cómic del gato de manera vil, pero es que me ha encantado. Gracias. Ya sabes, yo 12!

Nils en Nyhavn

El pasado verano tiré la toalla. Me juré a mí mismo que nunca más lo volvería a intentar. Es superior a mí y no sólo hace que termine con cabreos que ni Fernando Fernán Gómez, sino que me provoca un estrés que ríete tú de los conductores atrapados en un atasco. Me refiero a la bicicleta, el medio de transporte más usado en Dinamarca y que ha impedido mi integración completa en el país (tan sólo soy un copenhagués al 90%).

Mi primer contacto con el mundo de la bicicleta ya fue premonitorio. Yo siempre había pensado que la diferencia entre las de chicas y las de chicos estaba en la decoración. Es decir, que si era rosa y tenía cesta y flecos en los manillares, era de chica. Y si tenía aspecto de moto macarra, de chicos. Esto daba bastante juego a las bicicletas unisex, que eran el resto. Sin embargo, resulta que no es así y que todo depende de un puto travesaño que se pone entre el manillar y el sillín (la que yo tuve de pequeño era amarilla, una 'Motoreta 3', y no tenía de eso). Yo probé la de chicos, pero a los 2 minutos ya sabía que no era para mí y que terminaría con un problema testicular claro, así que me pasé a las de chicas (el dependiente de la tienda me avisó del problema, pero le dije en imperfecto inglés que le tenía más apego a mis huevos que a mi hombría como ciclista), pero la cosa tampoco funcionó.

Es decir, no ha funcionado ninguna de las veces que lo he intentado, porque esto pasó recién llegado a Copenhague y se repitió en varias ocasiones más. Ahora ya lo he dejado. Aquí no se puede circular tranquilo porque hay miles de bicis al mismo tiempo y te estresan, que parece el Tour de Francia. Además, hay cada flipado por el carril bici que acabas gritando sapos y culebras. Eso por no hablar de que el sillín no se adapta muy bien a mi culo. Dicen que si me comprara mi propia bicicleta podría escoger uno que me fuera bien, pero no estoy para gastos inútiles (antes eran prestadas o de alquiler) y ahora como que ya me da igual.

Ayer la ciudad se vengó de mi actitud beligerante hacia las bicicletas y me atacó. Adoptó la forma de un preadolescente rubio con pecas que no tenía otra cosa que hacer que mirar hacia atrás mientras pedaleaba. Al mismo tiempo, mi iPod y yo disfrutábamos de un grupo de rubios que quitaba el hipo, sin darnos cuenta de que invadíamos el carril de los huevos... Lort!



Aunque ahora no podamos viajar mucho por culpa de los cambios en la revista, tenemos que seguir escribiendo sobre buenos hoteles. El último que me ha tocado es uno que está en el corazón de Baviera, en medio de la nada, porque la ciudad con aeropuerto más cercana es Nüremberg, a 85 kilómetros (y no te digo ya de Munich). Se llama Hotel Burg Wernberg y está situado en una antigua fortaleza medieval.

Está pensado para pasar fines de semana diferentes, en los que experimentar nuevas sensaciones en sus mil actividades paralelas, pero especialmente me han llamado la atención las culinarias. Su chef, Christian Jürgens, que por lo visto es uno de los mejores de Alemania, ofrece cursos de cocina para grupos y su sumiller hace lo mismo con una degustación de vinos (os parecerá absurdo, pero uno de los mejores vinos dulces que he probado en mi vida era de Stuttgart, del valle del Remstal).

Pertenece a la cadena Relais & Châteaux y también está muy bien por su decoración ecléctica, con numerosos guiños al arte moderno y al Art Decó. En las fotos de abajo podeis ver los biombos y el baño, que son muy originales, y las camas son de esas de las que no te quieres levantar nunca. Además, para los que estén interesados, tiene un acuerdo con el Club de Golf Schwanhof para que los clientes disfruten de los 18 hoyos más trepidantes de Baviera. Tiene 25 habitaciones (desde 210 euros la noche) y cinco suites (340 euros), pero como llegar hasta el hotel es una odisea, el precio final subirá bastante (espero que mis lectores tengan helicóptero, porque si no...).



GUAPOS OFICIALES DANESES CAP. 2:
RUDI KØHNKE



Rudi Køhnke es de estos chicos que valen para todo. Tiene esa pinta de malote que te hace temblar las rodillas, y como en Dinamarca trabaja de cocinero, actor, cantante y showman al mismo tiempo, no hay nadie que no quiera un hijo suyo. Tiene 30 años y ha conquistado no sólo el corazón de muchos daneses, sino también de un puñado de australianos que vieron allí su serie Nordkraft. Se declara fan total de Elvis y le mola la película El Padrino, lo que acrecienta su imagen de malote, pero con corazón y buenas manos (no olvidar que es cocinero). Pussar och krammar!

todos iguales


Unas declaraciones del genetista James Watson me han hecho meditar sobre lo que somos. Considerado uno de los padres de la Genética moderna, premio Nobel y co-descubridor de la doble hélice de ADN, el científico afirma que los blancos son más inteligentes que los negros. En mi opinión, las teorías de Watson no deben ser tomadas muy en cuenta, especialmente si nos fijamos en unas declaraciones anteriores en las que decía que una mujer debería tener derecho a abortar si los análisis preparto mostraban que su hijo iba a ser homosexual.

Sin embargo, lo que me ha hecho darle vueltas a la cabeza es el plantearme qué pasaría si estuviera en lo cierto. Es decir, nos hemos educado en una sociedad en la que, por norma, todas las razas del mundo son iguales. Al mismo tiempo, en determinadas disciplinas físicas, está comprobado que son atletas de una raza determinada los que siempre triunfan por encima del resto (los negros en las carreras de fondo, los blancos en las acuáticas y los orientales en las de coordinación motriz rápida como el ping-pong, por ejemplo).

Entonces, ¿qué pasaría si estudios serios, transparentes y fehacientes demostraran que, en el plano cognitivo, hay una raza superior, aunque sólo sea por unas milésimas de diferencia? Todos sabemos, o al menos los que nos tenemos por gente cabal, que cualquiera, independientemente de su raza, puede ser un genio. Por otro lado, tontos de remate los encuentras en Mali, en Finlandia, en Taiwán y en Bolivia. Pero, ¿estamos preparados para aceptar algo así de revolucionario?

Yo creo que, si eso se llegara a demostrar, sería un problemón que los más listos fueran los blancos, porque el resto de razas, haciendo un uso apropiado de la memoria histórica, les tienen ojeriza. Si fuera cualquier otra, la dominancia blanca arrinconaría la tesis en el olvido, como ha pasado con el hecho de que sean los hindúes los más listos per capita en lo que a Informática se refiere. Nos hemos acostumbrado a un mundo de buenas palabras y de igualdad mal entendida, muchas veces desde la prepotencia, y no nos damos cuenta de que, independientemente de que haya o no una raza dominante, ésta siempre será inferior en otros aspectos de la vida, porque la inteligencia cognitiva no lo es todo y porque la riqueza cultural, desde el respeto mutuo, es lo que realmente nos hace evolucionar a una mejora global de la especie, que a fin de cuentas es lo que somos: mamíferos.

su mirada me enloquece

Cuando le vi en Orgullo y Prejuicio, me pasé más de media película imaginando cómo sería tenerlo desnudo entre mis brazos, pudiendo hacer lo que quisiera con él. Esos ojos azules penetrantes, su cara de malo y, sobre todo, su increible y encantador acento británico (me puede, es que es oir a un inglés con flema y me tiemblan las piernas) me hicieron suyo para siempre.

Ahora acabo de llegar de verlo en Un funeral de muerte y la situación se ha repetido. ¡Y mira que el que enseña el culo y se pasa en bolas parte de la película no es precisamente él! Aparece mucho más morboso, que no guapo, que en la primera peli y con un registro interpretativo mucho más amplio. Además, te entran ganas no sólo de violarlo y hacer de él tu esclavo sexual, también de abrazarlo, achucharlo en tu regazo y dejar que se duerma plácidamente mientras le acaricias suavemente la piel del pecho, pasando lévemente los dedos por sus tetillas.

Se trata de Matthew MacFadyen, mi nuevo actor fetiche y el causante de los babeos más incontrolados en una sala de cine desde Chris Evans en la última de los 4 Fantásticos. Aquí os dejo un collage con sus fotos (se amplía si pincháis sobre él) para que entendáis lo que siento. Pussar och krammar!

100% MacFayden


Una de las frases que más aplico en mi vida diaria es la de que "si quieres algo, hazlo tú mismo, que nadie va a hacerlo por ti". Si tengo que esperar sentado a que mi rubio, mis compañeros de curro, mis amigos o mi familia hagan cosas que necesito, normalmente con urgencia, NUNCA se harán realidad. Aquí cada uno tiene su propia agenda, lo cual es muy respetable, y los temas que en la mía están marcados con fluorescente amarillo y bolígrafo rojo apenas son un borrón a lápiz en las suyas. Que no digo yo que no sea recíproco, pero al menos yo me esfuerzo, o eso creo, en saber qué prioridades tienen ellos a la hora de echar una mano.

Hay gente que se toma muy en serio lo de hacerse las cosas ellos mismos. En Inglaterra, por ejemplo, el 6% de 5.200 personas encuestadas reconocieron haberse arrancado ellos mismos una muela picada porque ir al dentista se les iba de presupuesto o porque no tenían ninguno de la seguridad social cerca de casa (un número mayor que los que optaron por joderse y seguir sufriendo con la muela, algo es algo).

Otro ejemplo sería Gustavo Antoun, un juez argentino que se equivocó en la sentencia de un juicio y, tras declarlo nulo, se impuso a sí mismo el pago de 7.000 pesos por las costas del proceso. “Un juez está para impartir justicia, pero en los tiempos que corren se agrega a esta obligación la de ser un ejemplo de ética. Un juez debe ser confiable a través de sus actos y sus sentencias. Que su palabra valga, como un modo de hacer un aporte a la necesidad social de recomponer la autoridad", declaró al diario La Nación. Es decir, que uno se equivoca, se enmienda, se castiga y paga, que no vaya a ser que venga otro juez y vuelva a meter la pata (o te haga pagar mucho más).

De lo que tampoco se trata es de pasarse en lo de hacer las cosas sin ayuda. Sirvan de ejemplo los pilotos que han tenido que aterrizar o despegar estos últimos días en el aeropuerto de La Coruña. Como AENA desactivó el sistema de ayuda técnica terrestre para poner uno nuevo, están haciendo sus labores con la única ayuda de sus ojos y de los del copiloto, que ya son huevos. Según publicó La Voz de Galicia, AENA espera que esta situación esté resuelta en unos tres meses, pero se teme que se alargue hasta agosto. El principal problema es que en el ocaso y el amanecer hay poca visibilidad, y eso sin contar los días de mal tiempo, que en Galicia son ¿todos? En fin, que conmigo que no cuenten en el aeropuerto de Coruña hasta dentro de mucho tiempo... Pussar och krammar!


Ayer acabé de leerme el segundo libro que llega a mis manos de La Parejita, el cómic de Manel Fontdevila que sale todas las semanas en El Jueves desde 1995. Es una de las series más populares de la revista y mi favorita sin duda (aunque no la única que me gusta, que conste). En 1996 ganó el premio al Mejor Guión en el Salón del Cómic de Barcelona y el 2001 estuvo nominada en la categoría de Mejor Obra y Mejor Guión de la misma feria. Pero lo que más me gusta de Mauricio y Emilia es que sus vicisitudes son, casi siempre, calcadas a las mías con el rubio. Es decir, se supone que es una exageración costumbrista de la vida de una pareja española, pero me sorprende que en muchas cosas somos completamente iguales, como en lo de ser extremadamente cursis para algunas tareas del hogar (como doblar sábanas), repetir hasta la saciedad un plato que nos sale bien casi por casualidad (el último, estofado de pavo con pimientos y cebada) y, sobre todo, la verdadera obsesión compulsiva por explotar granos y espinillas ajenas. Porque, como ellos mismos dicen, ¿qué es el amor si no?




julian hans de moreno no me mola

Ya hace unas semanas que está a la venta en Francia el calendario Dieux du Stade de 2008, que es aquel en el que jugadores de rugby de la liga francesa posan desnudos o casi y que, aunque no lo tengo muy claro, tiene fines solidarios. Normalmente son todos del Stade de France, el equipo de París, con un uniforme muy vistoso, ceñidos en rosa chicle y azul, que casi parece que están de coña, pero últimamente meten a más jugadores de otros equipos.

el stade français

Cada edición la realiza un fotógrafo diferente, con un estilo y una técnica bastante variada. Este año le ha tocado el turno a Steven Klein, especializado en moda y retratos de famosetes algo lascivos, y la decepción no ha podido ser mayor. Como el book de Klein era bastante interesante para el público gay medio, todo el mundo pensaba que este año el calendario iba a salirse de madre... y más contenido no ha podido ser. Mucho aceite de plata en el cuerpo, muchas cadenas y tonterías, pero las poses más insípidas, los modelos más rancios y la peor caracterización de la historia del calendario.

Julian de rubioPero lo más aberrante es lo que le han hecho a mi preciado Julian Hans, al que han caracterizado ¡¡tiñéndole el pelo de moreno!! Como máximo representante de su club de fans en Copenhague, ya he elevado mi queja a toda la Junta Directiva del Limoges, su club, que ha permitido semejante tropelía con el pobre (que ya me tenían bastante cabreado por colgar en su web una foto oficial del chico todo barbudo). El penoso resultado era la foto del comienzo del post (es el que mira hacia la izquierda), y para que podáis comparar, éste de la derecha es el verdadero Julian sin Farmatint de por medio.

Además, en el calendario de este año hay ausencias notables, como las de Frédéric Michalak (internacional francés) o el argentino Juan Martín Hernández (que fue la portada en 2006); así como la presencia perenne de algunos adefesios que no hay quien los eche, como Mirco Bergamasco o Christophe Dominici. En fin, que este año no me lo pienso comprar y con haberme bajado todas las fotos me basta. Ahora a ver si hacen making off como el año pasado en DVD (resumen del mismo abajo). Pussar och krammar!

Afortunadamente, hice bien en no encaminar mis pasos hacia la videncia, porque el resultado hubiera sido tan catastrófico como el resultado del partido entre España y Dinamarca para los vikingos, que han perdido 1-3. No sólo no pasó lo que dije y que Joaquín refrendó en esta magnífica fotografía...

joaquín se equivoca


...sino que parece que la selección española hizo uno de los mejores partidos que se recuerdan. Para muestra, un botón: La jugada del segundo gol es narrada en 'Marca' tal como sigue:

Sergio Ramos tuvo el honor de culminar en el Mrgi Park de Århus una de las mejores jugadas de la historia de la selección. La obra de arte duró 74 segundos. Durante ese tiempo, nueve jugadores españoles (excepto Casillas y Albelda) intervinieron en la confección del tanto que significó el 0-2 ante Dinamarca. En total fueron 65 toques y 27 pases para descoser al conjunto danés con una gran asistencia de Tamudo para la subida por la derecha de Sergio Ramos, que picó con habilidad el balón ante la salida de Sorensen.

El problema es que, como han ganado a Dinamarca con buen juego, parece que nadie se acuerda del empate lastimoso contra Islandia o de los mil baches que ha tenido el equipo hasta ahora. Es decir, que los futboleros vuelven a tener alas en los pies y ya ven a España como campeona universal interestelar del mundo mundial. Una vez más, tropiezan con la misma piedra. Si ganan el siguiente partido, e incluso si se clasifican, ya veréis como de nuevo son favoritos. ¿O volveré a equivocarme como vidente? Esta vez me temo que no, décadas de historia futbolística me dan la razón. Pussar och krammar.

no está mojado, es que es así

No sólo David Hasselhoff compaginó el mundo del salvamento de ahogados con el de la canción. El francés David Charvet (nació en Lyon en 1972) también quiso tener su carrera musical cuando se hartó de tragar arena en las playas de California (ver portada del disco arriba), pero no le fue tan bien como a su tocayo el de El Coche Fantástico, porque él ni siquiera triunfó en Alemania. Además, en los primeros capítulos de la serie tuvo que competir con Kelly Slater, el supercampeón del mundo de surf que, cuando vio en lo que se había metido, volvió rápidamente a las tablas y las olas, que es lo suyo. Casi estuvo Slater a punto de joderle a Charvet el papel de tío bueno de la temporada.

Una vez fuera Kelly, y tras liarse con Pamela Anderson, el bueno de David tuvo a bien dejar Los Vigilantes de la Playa, porque no se sentía realizado, que él era un actor de verdad, mon dieu!, pero acabó en Melrose Place, ¡¡que mira que es mala suerte!! En fin, que le entró una depresión de caballo y no ha hecho nada hasta ahora, prácticamente diez años después.

El primer papel que le han ofrecido al ya no tan mozalbete, no os lo vais a creer, es un regreso a la playa en la que él vigilaba con su bañadorcito rojo... pero esta vez de jugador de volley. ¿Aprenderá este chico a escoger papeles tan bién como ejercita sus abdominales durante el rodaje? Oh, la la! Pussar och krammar! (click para agrandar)

charvet juega al volley y gana rasurado


Creo que nunca os he hablado de la comunidad española con la que convivo en mi Copenhague del alma. Somos como el 'Little Tokyo' de Nueva York pero en castizo, y como cada uno es de un sitio diferente, pues no hay forma alguna de ponerse de acuerdo en con qué ciudad bautizamos al clan, así que aún no tenemos nombre.

Aprovechando que es el Día de la Hispanidad y que cae en viernes (porque aquí se trabaja hoy, mamones, que ya os vale tanta libranza ¡coño!), hemos pensado hacer una fiesta ibérica (la catalana amenazó con no llevar sus embutidos si el nombre era 'fiesta española' e incluso se ha comprometido a traer algo de Portugal y Andorra jajajajaaja Que el meu fuet y la meva botifarra no son espanyols! Gens ni mica, carajo! y como todos somos fans de Casa Tarradellas, hemos transigido). El problema ha surgido (salvo en el caso de Anna, la catalana) cuando dijimos qué comida llevábamos. Nos pusimos de acuerdo en que cada uno llevaba algo típico de su zona pero...

¿DE DONDE SON ORIGINARIAS
LAS TORTILLAS DE PATATAS?

A ver, somos dos andaluces, un riojano (de Calahorra), una madrileña, un extremeño, dos cantabros (marido y mujer), la catalana y dos daneses (lo de estos es muy fuerte, que son unos flipados de España y yo diría que más pro-españoles que Rajoy y Acebes juntos. Cuando oyeron la palabra 'fiesta' y, sobre todo, 'tortilla de patatas', corrieron a apuntarse ¡y encima con la coña de que ellos llevan galletas de mantequilla! jajajajajajaja). A mí no me sale ni una tortilla francesa (se convierten, siempre, irremediablemente, en revuelto) así que no cuento. Pero el resto son unos picados y me temo que al final haremos concurso de tortillas (¡¡¡hasta Anna se ha apuntado con una de calabacín y patata!!!).

Reflexión: la tortilla de patatas es lo único que representa sin fisuras a toda España, porque nadie sabe de qué comunidad autónoma es realmente originaria y está tan buena que cualquiera le dice que no a un poquito...


Me encanta la cara de satisfacción del tipo.
Pussar och krammar!


La vi por primera vez antes de ayer. Estaba sobre los buzones, con pinta de andar despistada, como si no supiera qué hacía allí. Se trataba de una bonita postal de Thailandia, de un sitio llamado Chiang Mai, donde parece ser que hay un templo budista impresionante. La cogí con curiosidad y me fijé que estaba dirigida a una vecina que ya no vive en nuestro edificio desde hace unos meses. Se ve que los nuevos inquilinos la dejaron a posta sobre los buzones para que el cartero se la llevase, aunque la pobre postal no tuviera remite. Tan pequeña, tan inválida e inocente, y ya iba a ser deportada al limbo de las postales.

Ayer por la mañana, cuando de nuevo salí para la oficina, la postal seguía allí, tiritando de frío, con el corazón en un puño porque ni el cartero la quería para mandarla a esa celda oscura y sombría que hay en cada estafeta con el correo que nadie reclama. Lo tomé como una señal y decidí recoger a Chiang Mai (la he bautizado así) en mi seno. ¡Menuda cara de alegría que puso! La fotografía del templo parecía como si se iluminara de placer.

Aunque eso sí, se lo dejé claro al primer momento, que luego te encariñas y lo pasas mal. En mi pequeño piso no hay sitio para postales tan exóticas, pero le conté que conocía en España, en una ciudad del sur, a una chica muy simpática que se dedicaba a coleccionar postales tan bonitas como esta. En casa de mi amiga pasará momentos ilustres, y estoy convencido de que sus cientos de postales no mirarán por detrás de Chiang Mai para comprobar que es adoptada, que no fue dirigida a la destinataria natural de todas las demás, y no se meterán con ella ni la mirarán por encima del hombro.

Asun, ya sabes, en breve te llegará un sobre con sello de Dinamarca y en su interior una preciosa postalita que necesita mimos, cuidados y, sobre todo, el amor de una madre coleccionista. Aunque no sepas thailandés, con que la mires un poco y le sonrías (tu de sonrisas bonitas entiendes), ya es suficiente. Pussar och krammar!

ya queda menos para comerlos

Hoy he comprado mis billetes de avión para visitar a la familia en Navidad. Es uno de los gastos que con menos preocupación hago, porque me encanta la Navidad y me flipa la transmutación que se produce en mi casa cuando llegan estas fechas. Normalmente, mis padres están abonados a las dietas, unos regímenes que nunca funcionan pero que les mantienen en ese peso que ni es mucho ni es normal, es decir, el tocapelotas. Pero en esas fechas caen turrones, alfajores, polvorones y, sobre todo, muchos dulces de Medina Sidonia, que son los más buenos del universo y que ya se venden por Internet.

Como buen español nacido a finales de los 70, acordarse de la Navidad y de la vuelta a casa es rememorar el anuncio de El Almendro, que será porque lo hemos visto pocas veces y que no lo reeditan cada año. Y esto ha motivado que piense en los otros anuncios que me gustaban de pequeño, que eran sobre todo los que tenían como musicales en pequeñito (sí, ya se veía por dónde iba a salir el renacuajo). Me encantaba el de los aceites La Masía ("las mamás inteligentes cuidan de su gente") o el del Banco Santander que salía media calle cantando (¿o ese era el del canguro del Central Hispano?). Y sin cantar, ni frotar, cómo no,
el de Wipp Express y ese famoso "¿Y mi kimono?" y luego el grito de guerra: kiaaaaaaaa!!!! (por cierto, que yo también estoy hasta el kimono de frotar, lavar, planchar, guardar, ordenar, quitar el polvo...).

Pero si hubo un anuncio que me marcó, por la frustación que dejó en mí, fue el de Tulipán con el helicóptero, que buscándolo por Internet me acabo de enterar que lo protagonizaba Guillermo Fesser, el de
Gomaespuma. A mi colegio nunca vino, y no creo que fuera porque los de la margarina nos boicoteaban por nuestra ideología marxista, sino porque tardaron mucho en quitar el pedregal llamado 'recreo' para ponernos una pista de futbito, cuando ya el anuncio ni lo ponían. ¡Qué asco de infancia! ¡Yo quería ver el helicóptero bajando a mi colegio! Mierda, ya me ha dado el bajón... jo.

me pido la de la derecha

- ¿Se ha parado a pensar alguna vez cuántas sillas usa a lo largo del día? - me dice.
- Pues no - respondo estupefacta, sin saber a dónde me quiere llevar. Y empieza a enumerar:
- Se sienta para tomar su desayuno, para terminar de vestirse, luego en el metro o autobús, antes de llegar al trabajo donde vuelve a sentarse. Se levanta para ir a comer, donde se sienta de nuevo... y así todos los días. La silla es una prótesis imprescindible en nuestra cultura occidental, lo más próximo a nosotros, por encima del sofá o la cama.

Y a pesar de todas las que ya ha creado, sigue encontrando gestos inéditos, variaciones sobre un mismo tema “de la misma manera que Borges editaba libros sin parar, para no pasarse la vida corrigiendo un borrador”.

Extracto de una entrevista de la periodista catalana Vis Molina a Alberto Lievore, uno de los más importantes diseñadores industriales que hay en España. Ese campo en una de mis pasiones. Me encanta ver sofás, sillas, muebles, estanterias... cuanto más raras mejor. Yo, por si las moscas, le he dicho a mi jefa que si nos puede cambiar las sillas por esto de abajo, que muestra claramente mis actuales ganas de trabajar... Pussar!

da masajes y todo