Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

Nils en Nyhavn

El pasado verano tiré la toalla. Me juré a mí mismo que nunca más lo volvería a intentar. Es superior a mí y no sólo hace que termine con cabreos que ni Fernando Fernán Gómez, sino que me provoca un estrés que ríete tú de los conductores atrapados en un atasco. Me refiero a la bicicleta, el medio de transporte más usado en Dinamarca y que ha impedido mi integración completa en el país (tan sólo soy un copenhagués al 90%).

Mi primer contacto con el mundo de la bicicleta ya fue premonitorio. Yo siempre había pensado que la diferencia entre las de chicas y las de chicos estaba en la decoración. Es decir, que si era rosa y tenía cesta y flecos en los manillares, era de chica. Y si tenía aspecto de moto macarra, de chicos. Esto daba bastante juego a las bicicletas unisex, que eran el resto. Sin embargo, resulta que no es así y que todo depende de un puto travesaño que se pone entre el manillar y el sillín (la que yo tuve de pequeño era amarilla, una 'Motoreta 3', y no tenía de eso). Yo probé la de chicos, pero a los 2 minutos ya sabía que no era para mí y que terminaría con un problema testicular claro, así que me pasé a las de chicas (el dependiente de la tienda me avisó del problema, pero le dije en imperfecto inglés que le tenía más apego a mis huevos que a mi hombría como ciclista), pero la cosa tampoco funcionó.

Es decir, no ha funcionado ninguna de las veces que lo he intentado, porque esto pasó recién llegado a Copenhague y se repitió en varias ocasiones más. Ahora ya lo he dejado. Aquí no se puede circular tranquilo porque hay miles de bicis al mismo tiempo y te estresan, que parece el Tour de Francia. Además, hay cada flipado por el carril bici que acabas gritando sapos y culebras. Eso por no hablar de que el sillín no se adapta muy bien a mi culo. Dicen que si me comprara mi propia bicicleta podría escoger uno que me fuera bien, pero no estoy para gastos inútiles (antes eran prestadas o de alquiler) y ahora como que ya me da igual.

Ayer la ciudad se vengó de mi actitud beligerante hacia las bicicletas y me atacó. Adoptó la forma de un preadolescente rubio con pecas que no tenía otra cosa que hacer que mirar hacia atrás mientras pedaleaba. Al mismo tiempo, mi iPod y yo disfrutábamos de un grupo de rubios que quitaba el hipo, sin darnos cuenta de que invadíamos el carril de los huevos... Lort!

18 comentarios

  1. Ladonna  

    A la mierda las bicis. Yo también las odio. Aunque tengo que agrdecerles que fueran el principio del fin de mis relaciones con las salvamundos.
    Desde luego tengo muy clarito que los únicos medios de transporte que me van son los que llevan conductor incluido.

  2. Ángel  

    Yo compré una bici con gran ilusión, y con simétrica desilusión la abandoné en el trastero de mi casa de la playa, donde acumula hollín y se va convirtiendo poco a poco en un arma letal portadora del tétanos.

    Bien merecido se lo tiene, por hacerme sudar.

  3. Nils  

    Asún, esa historia no la conozco! Luego te llamo y me la cuentas jajaja Y sí, opino igual que tú, he nacido para tener chófer!

    Ángel, se lo tiene merecido!, claro que sí! Esos aparatejos quieren acabar con nuestra integridad como personas!

  4. Pasaelmocho  

    Dos cosas que me han encantado:

    "el sillín no se adapta muy bien a mi culo"

    y, por supuesto,

    "LORT"

  5. Manu  

    Odio las bicis, sobre todo las rosas, con cestita al frente y niña pija subida encima!

    Me gustan las bicis, sobre todo las de montaña, con niño mono subido encima!

  6. Nils  

    Mochez, es que es verdad, el sillín duele... Y no hay nada como saber idiomas jejeje

    Manu, yo prefiero al chico mono y la bici a un lado... ¿Has visto la cantidad de tios en bolas que posan con su bici?

  7. JL  

    Joooooooo!!. Me da penita que tires la toalla!!!.

    Yo de tí lo intentaría otra vez, en un sitio sin gente, en el que puedas ir tranquilo y cantando la canción típica de bicicleta: "Verano Azul"!.

    Besitos motorizados.

  8. Corredero  

    Uy, bicis...quita, quita. Para nada.
    Donde esté un taxi...

  9. Suntzu  

    Pues yo sí que lo tendría difícil por allí. No sé montar en bici...
    Saludos:)

  10. Nils  

    JL, es que las bicis de ahora tan modernas no me permiten hacer nada y soy un pato. Si fueran como las que llevaban en la serie, una BH de las antiguas, lo volvía a intentar, pero estas de cambio de plato, cambio de pistón y más tonterías, no puedo.

    Corredero, tú sí que sabes lo que es mejor para uno jejeje

    Suntzu, ni falta que hace, que te lleven en una limusina que para eso no hace falta aprender jejeje

  11. casta  

    Yo tambien estoyen contra de las bicis debe ser verdad que doy los crea y ellos se juntan por que aqui hacemos una colección

  12. kevin  

    Muchas gracias for your comments on my blog.

    My Spanish is not too good but i understand most of your blog. I love the pictures also.

    Kevin in New Zealand.

  13. arzella  

    Alguien sabe el porqué de esa diferencia entre bicis femeninas y masculinas?¿? Porque la barra hace daño tanto a unos genitales como a otros...siempre me lo he preguntado xD
    Mi padre es un gran aficionado al ciclismo, de pequeña me compraba bicis chulisimas, casco, culotte, y todo. Y a mi que a las dos pedaladas me dolía el culo...al pobre lo frustré...
    un besito
    PD. Ya conocí a Dina!! qué fuerte...lo pequeño que es el mundo :D

  14. Nils  

    Hola Kevin! Welcome to my blog! Un comentario desde Nueva Zelanda se agradace! Me alegro que te gusten las fotos. En tu blog nunca pones ninguna, así que no puedo decirte lo mismo jejeje Un abrazo!

    Arzella, pues como no te diga tu padre el por qué de esa diferencia... me temo que yo no tengo ni idea. Y sí, qué fuerte y pequeño es el mundo!

  15. Arwen  

    Veo que no soy la única con problemas con el carril bici y que el de Sevilla puede no ser el peor... Pero no pienso renunciar a ella, que aquí todavía no hay atascos. Eso sí, al niñatillo, que lo fusilen, hombre ya.
    Y mi bici de ahora es la de cuando tenía doce años (le dediqué entrada en el blog y todo), es decir, que tiene 19 añitos y me encanta, aunque ahora se ve horrible...

  16. Nils  

    Arwen, sólo te diré que mi amiga Cristina se presentó el sábado a comer con la bicicleta de su abuela...

  17. Cristina I  

    Oye, oye, un respeto por la Orbea de la yaya Carmen (RIP) (la abuela, no la bici)!!!

  18. nanyu fonseca  

    nos acabas de enseñar a decir MIERDA en danes?

Publicar un comentario