Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints



Hoy llega el rubio de Malta. Ha estado allí tres semanas, pero a mí se me ha hecho muy largo, como si hubiera sido un mes. Y no vuelve a casa cargado de turrón, en plan ¡sorpresa! y tú te llevas la alegría, das unos saltos y le abrazas. No. Su avión debe aterrizar a las 23.40 h. de la noche, una hora muy apropiada para los que el lunes trabajamos temprano, y hay que ir a recogerlo. Además, si habéis venido alguna vez a CPH lo sabréis, el aeropuerto no está precisamente cerca y hay que coger un tren, metro o un coche (a las 14.00 horas se celebra, ante el Ilustrísimo Notario del Colegio de Copenhague, el señor Magnus Carlssen, el sorteo extraordinario de qué amigo me lleva a Kastrup, el aeropuerto). En fin, que tengo muchas ganas de que llegue Lu, pero ya podía haberse pillado otro vuelo. Lo único que espero que Alitalia no haga de las suyas y no lo deje en Roma-Fiumicino (donde hace trasbordo) más horas de la cuenta, porque entonces ya sí que no voy yo hasta allí.

En los aeropuertos es donde la gente payasa pasa más desapercibida, porque todo el mundo se dedica a dar abrazos, hacer aspavientos y llevar pancartas raras. Cuando hablo de payasos me refiero a esas personas que no tienen ningún reparo en hacer el bobo por la calle, saltar, cantar, dar cabriolas y demás sin venir a cuento y en cualquier situación. Esa gente que en medio de un bar no tiene ningún problema en hacerse amigo de quien sea cantando algo, teniendo una conversación absurda y diciendo gilipolleces que le ponen más bien en ridículo, aunque el payaso opine que está quedando de puta madre y que es un colega que te cagas. Ese tipo de personas, por lo habitual, conoce a otros payasos, por lo que, obviamente, montan el circo a nada que pueden, porque ellos son así, porque 'semos graciosos cantidad' y porque se ponen el mundo por montera.

El problema no es que hagan paridas, que allá ellos. La cosa se complica cuando un payaso se topa con una especie completamente contrapuesta: el rancio. Es decir, esa persona que siente vergüenza ajena cuando alguien llama la atención de la gente que va por la acera, el que se quiere morir cuando un amigo en el metro se pone a cantar con el mendigo guitarrista de turno, el que prohíbe a una amiga acompañarle a unos grandes almacenes porque 'entrena' para relaciones públicas llamando a los empleados por su nombre (mira la chapita) y presentándose o el que debe presenciar cómo sus amigos heteros (los gays no lo hacen, misterios hormonales genéticos) se dedican todas las noches a hacer un calvo en una fuente concreta a la gente que pasa (bueno, esto tampoco está tan mal, pero se pasa vergüenza igualmente y sólo miras por un ojo, el otro lo tienes tapado con la mano).

El caso es que, al igual que con los imanes, payasos y rancios terminan uniéndose siempre y sin remedio, y acaban siendo amigos íntimos. El primero se obliga a morderse la lengua y paralizarse las piernas, aunque sea a patadas, cuando siente las imperiosas ganas de ser él mismo en medio de una multitud; y el segundo intenta que no se note que se pone azul en ciertos momentos de extroversión del compañero y su manga empieza a ser ancha y no tan apretada a la muñeca, incluso participando mínimamente, como extra, en algún momento. Sin embargo, tanto uno como el otro saben que por dentro siguen siendo el mismo. Sobre todo el rancio, que siente vergüenza incluso al plantearse hacer el gamba en un vídeo del mismo modo que Tiziano Ferro lo hace en su homenaje a Raffaella Carrá. Krammar!

23 comentarios

  1. Fido  

    Rancios do it better. Y sí los polos opuestos se arrejuntan, que mi marido es muy payaso.

  2. shhhhh!  

    entonces tú eres el rancio y Lu el payaso???? es que no me ha quedo claro...

    Tiziano moooooooola! Y Raffaela mas!

  3. Nils  

    Fido, totalmente de acuerdo ;)

    Mr. Shhh!, son dos cosas diferentes. Lu es el que llega hoy y no es un payaso, aunque a veces lo haga. Me refería a amigos míos, que les gusta mucho hacerme pasar vergüenza, no va por Lu, pobret! Y yo sí, soy un rancio, pero ya lo dice Fido, "rancios do it better"

  4. MAEVA  

    nils me ha encantadoooooooooooo yo creo que soy payasa .. peor ala vez rancia asi que a veces ni yo misma me aguanto... pero en fin que quede bien clarito que yo ante un rancio prefiero una persna payasa en mi vida,,, ahora bien siendo yo ya psaya ,, que venga un rancio,,, y coñe tantos maridos tenéis buscadme un hetero anda vengaaaaaaaa sed buenossssssssssssssssss
    smukas a todos en especial a nilsssssss toma morreo de mariliendre ajjaa

  5. Maggie Wang Kenobi  

    Po no sé, no me termina de convencer la teoría de dividir a la gente en payasa o rancia, yo siempre los he dividido en buenorros y los demás, y me parece que no es necesaria mucha más clasificación, que no que no,

  6. Churru  

    A mi me encanta que haya payasos en una reunión, suelen relajar el ambiente, y como yo soy del club rancio, se agradece que alguien le de alegría al tema.

  7. arzella  

    Yo soy payasa, clarisimamente xDD Y mañana voy al aeropuerto a recoger a mis tíos y primos recién adoptados con toda mi familia payasa a montar el show xD Espero que ellos no sean muy rancios...
    Yo tambien estuve 3 semanitas en Malta...cómo me cundieron! :D
    bicos

  8. Peritoni  

    Si el mundo se divide en esas dos especies, yo soy de los payasos y mi Piki claramente rancio.

  9. Nils  

    Maeva, vamos, que no te aclaras, no? jajajja

    Maggie, pero eso es porque tú eres una diosa y claro, los demás mortales a secas.

    Churru, pero hay payasadas que terminan no divirtiendo y causando una vergüenza...

    Arzella, me das miedo...

    peritoni, otro ejemplo de que payasos y rancios siempre acaban juntos jejeje

  10. Peritoni  

    Por cierto, ya publicaremos un post después del viaje a Lisboa para que el rubio y tú tengáis más referencias.

  11. Reputada  

    Pues yo soy payasa y mi pobre hija LMLN racia total, en fin que su vida es un infierno de vergüenza ajena...

  12. Manu  

    Queremos saber qué tal por Malta y qué tal el reencuentroooo!
    Disfruta!!!

  13. Proudstar  

    Yo en el instituto era el payaso de la clase. Luego maduré y ahora... soy el payaso de la oficina.

    no hay que quedarse estancado.

  14. Nils  

    Peritoni, sí, por favor, os lo agradecería mucho.

    Reput, ya sabes lo identificado que me siento con tu hija...

    Manu, ya iré contando.

    Proudstar, ya sabes el refrán: genio y figura... jajajaja yo rancio para siempre, me temo

  15. Max  

    Aquí otra rancia casada con un payasete. Pero ojo, que cuando saco la payasa que llevo enajaulada, soy la peorrrrrrrrr
    Si es verdad lo de los imanes y tal, entonces tanto payasos como rancios somos unos MASOKAS en realidad.

  16. Nils  

    Max, gutten morgen! pues sí, porque en el fondo, lo de que hemos venido a este mundo a de sufrir es ciertamente verdad. Willkommen!

  17. Corredero  

    ¡Qué grande Tiziano! (en este video)

  18. Martha  

    Jeje...pues yo creo que tengo algo de payasa...No siempre, pero de vez en cuando me sale la vena...

    Ahora me pregunto...¿quién de los que me acompaña en esas ocasiones será el rancio???mmmmmm...jeje!

    Besitos!

  19. Kichiaya  

    A mí me van más los payasos, aunque según la situación. Pero claro, es que a mí según me de, unas veces payaso, otras veces rancio, entonces a la conclusión que llego es que, ¿soy bipolar?

  20. Nils  

    Manue, qué grande en cualquier video que está tremendo!

    martha, acuerdate que también tienes la opción circo = muchos payasos juntos jajaja

    Kichiaya, igual eres un rancio bipolar o un payaso con sentido de la vergüenza jajaja

  21. Kichiaya  

    Por cierto me pone una burrada Tiziano Ferro

  22. Shepperdsen  

    Yo soy un rato rancio. El Sr.Skyzos es un rato payaso. "Ends meet", muy fuerte el saberse un tópico.

  23. ChuS_Ariôn  

    Buenas Nils. ¿Qué tal por Dinamarca?

    Por si te interesa ampliar el subtítulo de tu espacio, si lo quieres escribir en Esperanto es "La Mondo de Nils'"

    Un saludo

Publicar un comentario